Dyalá Jiménez, ministra de Comercio Exterior, destacó la importancia de la medida para la atracción de inversiones.

Se trata de una de las medidas que buscan mejorar el clima de negocios en el país, con el fin de estimular los emprendimientos locales y la inversión extranjera, explicó el ministro de Salud, Daniel Salas.

La modificación permitirá a los empresarios iniciar operaciones con solo la presentación de una declaración jurada de que cumplen los requisitos sanitarios establecidos por la ley. Posteriormente, los inspectores del Ministerio de Salud o de las otras entidades públicas encargadas mantendrán controles para asegurarse de dicho cumplimiento.

El decreto fue suscrito por las autoridades del Ministerio de Economía, Industria y Comercio, el Ministerio de Salud y la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer).

Están exceptuados de la nueva normativa las firmas fabricantes de productos farmacéuticos, a las que sí se les exigirá una inspección previa para iniciar operaciones, entre otras actividades económicas que funcionan bajo regulaciones específicas.

“Mejorar la competitividad en Costa Rica mediante procesos más eficientes y ágiles ha sido una necesidad en el contexto actual y nos impulsó a trabajar, de manera coordinada, con otras instituciones para ofrecer condiciones adecuadas al sector empresarial”, explicó la ministra de Comercio Exterior, Dyalá Jiménez Figueres.

Para la ministra de Economía, Victoria Hernández, el decreto más que un proyecto de simplificación de trámites es “un cambio de paradigma” que impactará positivamente en la actividad de las empresas y en la generación de empleo.