El New York Times publicó esta foto en la que aparecen Black y Arias durante la visita de este último a la Universidad de Nevada, en 1998.

La académica, que fue encargada de llevar al exmandatario costarricense a diversos reuniones y eventos, cuenta que el incidente tuvo lugar en un ascensor en que ambos se quedaron solos. En ese momento, Arias la empujó contra la pared del elevador, le puso la mano en el pecho y trató de besarla, relató Black.

Ella asegura que le dio un empujón y un golpe en la cara y, aunque se sintió muy ofendida tampoco resultó lastimada, por lo que entonces decidió no denunciar el hecho.

Sin embargo, decidió contar su propia experiencia al New York Times tras conocer las denuncias penales presentadas en Costa Rica por dos mujeres que acusan de violación y hostigamiento sexual al expresidente costarricense.

“Arias es tan poderoso. Es un gran terrateniente, es reverenciado. En América Latina, el poder es tan inclinado del lado de los hombres. Esta conducta es con la que han crecido la mayoría de las mujeres”, añadió la politóloga.

Arias enfrenta dos acusaciones penales, una por violación de parte de la médica psiquiatra Alejandra Arce, quien fue la primera en hacer la acusación formal ante la Fiscalía el pasado martes.

Posteriormente, la exMiss Costa Rica Jazmín Morales presentó una segunda acusación por abusos sexuales.

Otras presuntas víctimas han hecho relatos similares sin acudir a las instancias judiciales: las periodistas Nono Antillón (costarricense) y Emma Daly, coordinadora de prensa de la ONG Human Rights Watch, entre otras.