Consejo de Gobierno destituyó a directivos del BCR que estaban suspendidos desde 2017.

Los ministros y ministras reunidos en el Consejo de Gobierno y constituidos como Asamblea de Accionistas del Banco de Costa Rica acordaron hoy destituir a los directores Paola Mora, Francisco Molina y Mónica Segnini quienes se encontraban suspendidos desde el pasado 3 de octubre del 2017.

La Secretaría de Consejo de Gobierno emitió dos resoluciones, una contra Paola Mora Tumminelli y la segunda contra Francisco Molina Gamboa y Mónica Segnini Acosta. La investigación que se cursaba contra Alberto Raven Odio se archivó a partir de su renuncia.

En la primera resolución se demostró que Paola Mora, en su calidad de miembro de la Junta Directiva del Banco de Costa Rica, actuando como Presidenta de ese Órgano, promovió ante el Secretario de Junta las alteraciones realizadas al artículo VIII de la sesión No. 16-17 celebrada el 26 de abril del 2017 con posterioridad a que el acuerdo se encontrara firme y que el acta correspondiente fuera aprobada el 3 de mayo del 2017. Esto con la finalidad de alterar los términos en los que constaría la intervención realizada por Alberto Raven Odio y con el objetivo de proteger los intereses de Raven. Además a Mora se le demostró su responsabilidad en el debilitamiento del gobierno corporativo de la institución.

Ante estos hechos se declaró a Mora responsable de haber incumplido su deber de probidad y en consecuencia se le destituye de su cargo sin responsabilidad administrativa para el Estado a partir de la firmeza del acuerdo.

La segunda resolución acordó destituir de sus cargos de miembros de la Junta Directiva del BCR, a Francisco Molina y Mónica Segnini por haberse demostrado que ambos directores contribuyeron al debilitamiento de la cultura corporativa como componente fundamental del buen gobierno, contrariando los valores corporativos e impidiendo una adecuada administración de la entidad.