Imagen captada por la Red Sismológica Nacional.

Los meteoritos se observan anualmente en la constelación de la Lyra, cerca de la estrella Vega, entre el 16 y el 26 de abril, principalmente los días 22 y 23 de abril.

Cuando una partícula espacial externa entra en contacto con la atmósfera, al ser atrapada por la gravedad terrestre, se quema por la fricción con el aire y se crea así un resplandor luminoso que se conoce como meteoro. Algunas veces pueden caer residuos, a los que se les denomina meteoritos.

Lela Taliashvili, investigadora del Cinespa, dijo que para estudiar detalladamente el fenómeno ocurrido ayer, así como su origen, es necesario analizar la órbita que tenía el meteorito o sus restos que alcanzaron la Tierra.

Por su parte, especialistas de la Escuela Centroamericana de Geología, de la UCR, manifestaron que para poder corroborar si la roca caída en San Carlos se trata de un fragmento de un meteorito, habría que analizarla primero en el sitio y eventualmente trasladarla a las instalaciones de la universidad para realizar las pruebas pertinentes.

La ASGARD (All Sky and Guided Automatic Realtime Detection), de la NASA, reportó que se detectó una lluvia de meteoros con una velocidad media de 60 kilómetros por segundo.

Las cámaras de vigilancia volcánica de la Red Sismológica Nacional (UCR-ICE) captaron ayer destellos de luz en el cielo por el ingreso del meteoro a la atmósfera terrestre sobre el territorio costarricense. El video se puede observar en: https://www.facebook.com/UniversidadCostaRica

Estas cámaras están colocadas cerca de los volcanes Poás y Turrialba y son utilizadas para el monitoreo diario del comportamiento de los colosos.