De acuerdo con las explicaciones, este martes se presentó ante la Inspección Judicial una queja -no una acusación- por parte del fiscal contra la defensora pública Jaleth Torres por ausentarse del debate sin previo aviso, puntualizó la vocera de la fiscalía, Tatiana Vargas, y aclaró que no es correcta la versión de que se hubiera presentado una recusación en contra de los jueces.

Este trámite hizo que se suspendiera el debate hasta que los jueces resuelvan el asunto y fijen una nueva fecha para la audiencia.

El Tribunal de Apelación de Cartago acogió la apelación del Ministerio de Público y ordenó que se realizara nuevamente el debate en el juicio en que están acusadas por homicidio culposo y robo agravado las mismas siete personas que habían sido absueltas por los jueces del Juzgado Penal de Limón hace un año.

Pese al nuevo revés, el abogado de la familia Mora Sandoval, Rodrigo Araya declaró a la prensa que están muy optimistas con la reapertura del juicio porque les devuelve la esperanza de que el crimen de Jairo Mora “no quede impune y se impongan las penas máximas contra los autores responsables” del homicidio.

Araya señaló que las pruebas han sido confirmadas “son legales y contundentes, así lo consideró el Tribunal de Apelaciones”.

El crimen de Jairo Mora

Jairo Mora, de 26 años al momento de su muerte, trabajaba en labores de protección a la tortuga marina cuando fue brutalmente asesinado en la madrugada del 31 de mayo de 2013 en playa Moín, Limón.

En compañía de cuatro extranjeras (tres estadounidenses y una española), Mora inspeccionaba los nidos de huevos de tortuga en la playa cuando fue emboscado por sus asesinos, quienes le golpearon en la cabeza hasta hacerle perder la conciencia. Luego lo amarraron a un automóvil y lo arrastraron boca abajo por la arena, provocándole la muerte por asfixia.

Las cooperantes extranjeras fueron secuestradas, maniatadas y violadas sexualmente por los agresores, según determinaron las autoridades.

La investigación permitió identificar a siete integrantes de una banda de saqueadores de huevos de tortuga que tenían conflictos con Mora y con la organización ecologista con la que trabajaba porque afectaban su negocio ilícito.

El Tribunal Penal de Limón, donde se llevó a cabo el primer juicio, absolvió en enero de 2015 a todos los imputados alegando que hubo graves errores de la Fiscalía en la investigación y que se perdió la cadena de custodia de una parte importante de la prueba del Organismo de Investigación Judicial (OIJ). Sin embargo, en agosto el Tribunal de Apelación de Cartago ordenó un nuevo juicio que inició el 25 de enero anterior.