Se da cuenta que tenemos el arroz más caro del mundo, las medicinas cuestan 10 veces más que en Europa, la leche se puede importar de Argentina y sale más barata que la nacional, los magistrados reciben mayores pensiones que el expresidente Obama, las carreteras cuestan más del doble que el promedio internacional, se gastan millones en educación pública y combate a la pobreza y no se ven mayores avances, el CNP, Japdeva, Fanal y muchas otras instituciones del Estado son tremendamente deficitarias e ineficientes, para sólo mencionar algunos aspectos preocupantes...

Por estar lejos, el mencionado candidato tiene pocos vínculos empresariales con el Gran Capital. Puede decir lo que piensa, sin temor de afectar su forma de vida, la cual está asegurada por una excelente pensión internacional.

Es así como se atreve a poner el dedo en la úlcera sangrante de la corrupción que carcome a Costa Rica. Una patria que olvida su razón de ser "para el pueblo", y se convierte en un mercado salvaje donde el consumidor (ciudadano de a pie) ocupa la última de las preocupaciones gubernamentales, que llena nuestra patria de regulaciones irracionales...

Primero están las cámaras llenas de salvaguardas y exoneraciones; las cooperativas gigantescas que no pagan impuestos; los Colegios Profesionales que cargan timbres para construir sus piscinas recreativas y castigan a sus afiliados si rebajan sus servicios.

Y no he mencionado los más recientes escándalos con activa participación de funcionarios públicos nombrados en gobiernos de Liberación Nacional; tanto a nivel de Alcaldes como en puestos de dirección de CONAVI...

Todo este engranaje oscuro hace que los buenos empleados públicos se sientan asfixiados por administraciones que premian al sinvergüenza, en vez de respaldar a miles de trabajadores honestos. Esa mayoría de costarricenses que desean construir una patria mejor, pero que los andamios podridos del pasado no los dejan.

Este candidato anuncia que se come la bronca y esto aterroriza a los privilegiados. Lo quieren frenar a toda costa y a cualquier precio. Los millones traídos de República Dominicana, tienen ese propósito. En años de cubrir campañas electorales, nunca he visto tanta falsedad. Como si ellos fueran palomas inmaculadas. ¿Se olvidan acaso que su Premio Nobel fue acusado de arrinconar a una señorita en un ascensor, Noticia que incluso se publicó en diarios de EEUU? Para sólo mencionar un caso...

Como a Rodrigo Chaves no tienen cómo atacarlo de frente, lo hacen por detrás, explotando aspectos de su vida personal que se han puesto en entredicho. No será el esposo ideal, pero eso me tiene sin cuidado, no lo quiero para marido. Durante los próximos cuatro años Costa Rica debe tomar decisiones delicadas. Vivimos una profunda crisis interna y una situación internacional frágil. No es momento de reciclar fórmulas gastadas en defensa de los mismos de siempre; el país necesita una nueva visión en momentos difíciles. ¡Atrévase a dar ese paso!

(*) Periodista, productor de TV, escritor.