El jerarca de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), Celso Gamboa, aseguró que la integridad del país se vería comprometida si los diputados aprueban un proyecto de Ley para derogarla.

En su comparecencia ante la Comisión Permanente Especial de Seguridad y Narcotráfico de la Asamblea Legislativa, el funcionario comentó que Costa Rica es una nación vulnerable debido a “su ubicación geográfica y el entorno geopolítico en el que se desenvuelve”.

De acuerdo con Gamboa, el país “se ha visto permeado por organizaciones criminales transnacionales” que requieren un organismo como la DIS para que obtenga información que sea “analizada y traslada a los actores judiciales, para tomar acciones represivas o preventivas en torno a este fenómeno”.

El director añadió que, en los últimos tres años, la entidad se ha convertido en el mayor incautador de cocaína y de dinero producto de operaciones ilícitas; así como una pieza clave en la desarticulación de redes de micro tráfico local de estupefacientes.

Gamboa acotó que, con la colaboración de este organismo, tanto el presidente de la República que esté en ese momento como el ministerio Público pueden tomar “decisiones estratégicas en torno al énfasis en que deben dirigirse las políticas de seguridad de Estado”.

Lluvia de críticas

El trabajo de la DIS ha sido constantemente cuestionado; por ejemplo, entre 1994-1998, la entida fue recriminada por intervenir teléfonos ilegalmente.

Luego, en  el año 2008 y durante el gobierno de Óscar Arias del partido Liberación Nacional (PLN), la entidad fue protagonista de una denuncia por parte de la prensa local luego de que se descubriera que ésta realizaba dudosas labores de vigilancia sobre los ciudadanos, para luego informar al mandatario.

 Debido a este escándalo, el entonces diputado del Frente Amplio (FA), José Merino, presentó un proyecto para derogar ese organismo; sin embargo, la iniciativa fue archivada en la Comisión Especial de Seguridad y Narcotráfico, con el argumento de que se preferiría una reforma integral a la Ley General de Policía.

Estos antecedentes avivaron la idea de modificar las funciones de la DIS, como lo expresó la actual presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla (PLN), quién al inicio de su mandato aseguró que “transformaría” la entidad; este cambio, hasta el día de hoy, no se ha dado.

Posteriormente, la organización mediática Wikileaks reveló información en la que se aseguraba que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) financió de forma ilegal a la DIS en operaciones de espionaje.

Por esto el FA, representado esta vez por el ahora pre candidato presidencial, José María Villalta, decidió volver a presentar un proyecto de Ley cuyo objetivo es derogar el organismo.

La "Agencia de Seguridad Nacional" se creo el 1 de septiembre de 1963, bajo dependencia del Ministerio de Seguridad Pública; en 1986, se emitió el Decreto Ejecutivo No 16.398 del 28-6-85 que traslado la agencia del ministerio del interior a Presidencia.