Alvarado lanzó un amplio llamado al diálogo para buscar soluciones a las demandas de los sectores

El Presidente también pidió que sean garantes del proceso como observadores a la Defensoría de los Habitantes, la Iglesia Católica y otros actores como las universidades que podrían apoyar la búsqueda de soluciones. Adelantó que va a establecer contacto con la Alianza Evangélica. Nuestro país vive un momento particularmente complejo, afirmó.

Sobre las medidas de presión de traileros y estudiantes, recordó que hay personas que no participan de las protestas que están sufriendo afectaciones, por lo que de mantenerse, advirtió, el gobierno va a intervenir.

“El Gobierno tiene absoluta voluntad para el diálogo, pero los bloqueos tienen que acabar, no vamos a permitir que se siga afectando a las familias y a la producción nacional. De no ser así el Estado actuará para despejar las vías”, advirtió.

Esta voluntad de diálogo y búsqueda de soluciones a los problemas del país, señaló el Presidente de la República, se va a canalizar por mesas de diálogo con los diferentes sectores para atender sus necesidades y construir soluciones conjuntas, dijo y destacó que pidió la observación de la Defensoría de los Habitantes y la participación de la Iglesia Católica y otros actores como garantes.

En este mismo sentido, Alvarado citó las reuniones que ha mantenido desde la semana pasada con representantes de diferentes sectores para escuchar sus demandas: con los estudiantes, transportistas, agricultores, los pescadores, representantes del Magisterio Nacional y empresarios.

“Cada grupo me trasladó sus prioridades, que son las prioridades de una Costa Rica amplia, con muchos rostros y necesidades diferentes, pero también con muchas posibilidades y una gran capacidad para que el país salga adelante” señaló optimista sobre la disposición al diálogo de los costarricenses.

Alvarado dijo que en este momento se exige al gobierno dar soluciones a muchos problemas que no se resolvieron en el pasado, en esta coyuntura, señaló “mi deber es lograr el equilibrio entre la paz social, la estabilidad y el crecimiento económico, la generación de empleo y el respeto a los derechos de cada costarricense, al mismo tiempo que garantizamos el orden público y el respeto a ley”.

En relación con los pescadores, el Mandatario ordenó que se revisen los temas relacionados con las balizas, sobre la canasta básica, pidió a los jerarcas que se inicien conversaciones para llegar a acuerdos, también anunció una mesa de diálogo con los agricultores para ver los temas del endeudamiento, acceso a crédito y los apoyos que necesitan para salir adelante.

En relación con el Magisterio Nacional, Alvarado adelantó que se abrirá un nuevo espacio para abordar con los gremios los asuntos salariales y las condiciones laborales de los educadores, entre las que mencionó las permutas, traslados y su situación de endeudamiento.

También tuvo palabras para el ahora ex ministro Edgar Mora, al que agradeció el trabajo que hizo como ministro por la educación pública y reafirmó el compromiso del gobierno de continuar en el esfuerzo de mejorar la educación en todo el país.

Con los transportistas y otros grupos se deben dar los espacios correspondientes para ver sus preocupaciones. “Nuestro ánimo es resolver de manera concreta” como lo hemos hecho en muchos casos.

MORATORIA AL IVA

La puesta en marcha del impuesto al valor agregado IVA  ocupó la atención del presidente Alvarado, quien anunció su respaldo a una moratorio en la aplicación de las sanciones derivadas de su aplicación, “para así dar más tiempo y tranquilidad a las personas y empresas en el proceso de adaptación”.

“Atendiendo diferentes inquietudes, el Ministerio de Hacienda tendrá flexibilidad y podrá dar a las empresas de sectores agrícolas, turísticos y pequeños empresarios, prórrogas para la entrada en vigencia de la facturación electrónica” para dar un margen de ajuste.

La reactivación de la economía a través de la generación de empleo, fue abordada por Alvarado, señaló el interés de su gobierno de seguir potenciando la generación de empleo, se continuará quitando trabas a los emprendimientos y a la construcción para generar puestos de trabajo, señaló.

“Especial atención seguirá dando mi Gobierno a la situación que enfrentan Limón y Puntarenas, y las regiones Norte y Sur”, exclamó, refiriéndose particularmente al proceso de transición que necesita JAPDEVA para garantizar el equilibrio financiero.

“Es momento para construir sobre la base de lo que nos une y enriquecernos desde los diferentes puntos de vista de la sociedad costarricense”, afirmó.

 “Mi compromiso es abrir espacios de diálogo con los sindicalistas, la academia, solidaristas, cooperativistas, agricultores, empresarios y otros grupos representativos para discutir sus preocupaciones y alcanzar acuerdos razonables en el marco de la Ley, del respeto a los tribunales y las competencias legislativas de los diputados y diputadas, así como a lo que me corresponde como Presidente”.

En ese sentido, el Presidente Alvarado anunció que iniciará contacto con líderes de los diferentes sectores, así como con la Iglesia Católica y la Alianza Evangélica para escuchar sus posiciones.

“El Gobierno tiene absoluta voluntad para el diálogo con los distintos sectores, pero como Presidente debo ser claro, los bloqueos tienen que acabar, no vamos a permitir que se siga afectando a las familias y a la producción nacional. De no ser así el Estado actuará para despejar las vías”, advirtió.

“No es la primera vez que enfrentamos como país, ni como Gobierno, una situación difícil. Pero Costa Rica es capaz de salir adelante y así lo haremos”, concluyó.

Mensaje completo del Presidente de la República Carlos Alvarado Quesada

COSTA RICA ES CAPAZ

Costarricenses, los últimos días los he dedicado a escuchar. Recibí a varios grupos de estudiantes en Casa Presidencial, escuché sus preocupaciones y molestias que en mucho son también las de sus familias. He escuchado a transportistas y días atrás a los agricultores, también a los representantes del Magisterio Nacional así como a empresarios del país. He escuchado los reclamos de los pescadores en sus necesidades apremiantes.

Cada grupo me trasladó sus prioridades, que en suma son las prioridades de una Costa Rica amplia, con muchos rostros y necesidades diferentes, pero también con muchas posibilidades y una gran capacidad para que el país salga adelante.

No soy indiferente a estos asuntos, como Presidente me corresponde buscarles soluciones, manteniendo el balance de un país con necesidades y anhelos; un país que ha decidido históricamente resolver sus desafíos a través de la democracia y de sus instituciones.

Mi deber es hacer esto, y debo hacerlo con balance, porque me corresponde en primer lugar poner el bien común de toda Costa Rica antes que el de un solo sector o interés particular.

Costa Rica enfrenta desafíos más grandes y más complejos que en el pasado. Existen muchos problemas que no fueron resueltos y hemos decidido afrontarlos ahora por el bien común. Mi deber como gobernante es lograr el equilibrio entre la paz social, la estabilidad y el crecimiento económico, la generación de empleo y el respeto a los derechos de cada costarricense, al mismo tiempo que garantizamos el orden público y el respeto a ley.

Como Presidente abriré espacios de diálogo y de negociación para atender las inquietudes de cada sector. Lo haremos con cada uno para darles su tiempo, y la atención la darán directamente los ministros o jerarcas que tienen competencias para resolver.

Pidiendo la observación de la Defensoría de los habitantes, y la participación de la Iglesia Católica y otros actores como garantes, he instruido a formar mesas de diálogo con los diferentes sectores para construir soluciones.

Para la atención del sector pesquero he ordenado revisar los temas relacionados con las balizas y conversar sobre la canasta básica. Similar con los agricultores para ver los temas del endeudamiento, acceso a crédito y apoyo para salir adelante.

También se debe generar un espacio con el Magisterio Nacional para abordar los temas salariales, y las condiciones laborales de los educadores como: permutas, traslados, y su endeudamiento. Agradezco a Edgar Mora el trabajo que hizo en estos meses por la educación pública. El gobierno continuará en el esfuerzo de mejorar la educación de todo el país.

Con los transportistas se deben dar los espacios correspondientes para ver sus preocupaciones.

Además es nuestro compromiso buscar acercamiento con otros grupos que requieran atención, escucha y aclaraciones.

Nuestro ánimo es resolver de manera concreta. En estos meses hemos materializado soluciones concretas y lo seguiremos haciendo.

En relación a la entrada en vigencia del IVA, he manifestado que respaldamos una moratoria para las sanciones derivadas de su aplicación, para así dar más tiempo y tranquilidad a las personas y empresas en el proceso de adaptación. También, el Ministerio de Hacienda tendrá flexibilidad y podrá dar a las empresas de sectores agrícolas, turísticos y pequeños empresarios prórrogas para la entrada en vigencia de la facturación electrónica para dar un margen de ajuste.

Hay familias que la están pasando mal hoy y que necesitan empleos, por eso necesitamos crecer y generar más trabajos. Mi compromiso es seguir quitando trabas a los emprendimientos y a la construcción para generar puestos de trabajo. Es momento para construir sobre la base de lo que nos une y enriquecernos desde los diferentes puntos de vista de la sociedad costarricense.

Especial atención seguirá dando mi Gobierno a la situación que enfrentan Limón y Puntarenas, y las regiones Norte y Sur. Y muy particularmente el proceso de transición que necesita JAPDEVA para garantizar el equilibrio financiero y las necesidades de nuestros productores y las y los limonenses.

Mi compromiso es abrir espacios de diálogo con los sindicalistas, la academia, solidaristas, cooperativistas, agricultores, empresarios y otros grupos representativos para discutir sus preocupaciones y alcanzar acuerdos razonables en el marco de la Ley, del respeto a los tribunales de la República y las competencias legislativas de los diputados y diputadas, así como a lo que me corresponde como Presidente.

En estos días iniciaré un contacto con líderes de diferentes sectores, así como con la Iglesia Católica y la Alianza Evangélica para escuchar sus posiciones.

El Gobierno tiene absoluta voluntad para el diálogo con los distintos sectores, pero como Presidente debo ser claro, los bloqueos tienen que acabar, no vamos a permitir que se siga afectando a las familias y a la producción nacional. De no ser así el Estado actuará para despejar las vías.

No es la primera vez que enfrentamos como país, ni como Gobierno, una situación difícil. Pero Costa Rica es capaz de salir adelante y así lo haremos.