Bruselas. Aunque Pillay censuró al grupo islamista por el lanzamiento de cohetes “de forma indiscriminada” desde zonas “densamente pobladas”, sus palabras fueron duras en especial con Israel, a quien acusa de actuar en total “impunidad” en su ofensiva sobre la Franja, iniciada el 8 de julio y que ya ha provocado la muerte de más de 1.400 palestinos (la mayoría civiles) y 59 israelíes (casi todos soldados), además de 7.500 heridos.

“Están desafiando deliberadamente las obligaciones de la legalidad internacional”, acusó Pillay al Ejecutivo de Benjamín Netanyahu, al que insta a “rendir cuentas” por su ofensiva en Gaza y a poner fin “a los ataques y a la ocupación”.

Las declaraciones de Pillay, una de las voces más beligerantes de la ONU con la actuación de las autoridades israelíes, llegan un día después de la muerte de 16 personas en un ataque contra una de las escuelas del organismo en Yabalia en la que 3.300 palestinos buscaban refugio.

Pillay señaló a EE UU como uno de los países que no está ejerciendo “toda su influencia” sobre el Ejecutivo israelí, especialmente por no alzar la voz contra él en el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU.

Pillay exhortó al resto de la comunidad internacional a reclamar a Israel sus “obligaciones” legales. “No podemos consentir que persista esta impunidad y que se sigan sin rendir cuentas por lo sucedido”, remachó en una de sus últimas comparecencias en su puesto.

En la misma línea, el máximo responsable de la UNRWA, Pierre Krähenbühl, cargó contra el bombardeo de una de las escuelas de Gaza de las que es responsable. “Hemos sobrepasado el terreno de la acción humanitaria. Es tiempo de acción política y de depuración de responsabilidades. El ataque de Yabalia es uno de los mayores fallos de protección de los que la comunidad internacional ha sido testigo en los últimos años”, aseguró. La UNRWA ha reclamado 45 millones de euros para las necesidades de los 200.000 palestinos que tiene acogidos.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, apoyó en el Congreso una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que imponga a las partes un inmediato alto el fuego en Gaza, ante el fracaso de los mediadores para lograr un acuerdo, informa Miguel González. La propuesta contaría con el visto bueno de Israel.