El presupuesto será financiado con ¢4,2 billones de ingresos corrientes y ¢3.7 billones de colocación bruta (deuda), lo que implica un aumento del déficit fiscal de 6,2 a 6,7% del Producto Interno Bruto (PIB), explicó el ministro.

No obstante, dicho presupuesto no incluye las acciones que está tomando la administración para reducir la evasión y elusión fiscal y para contener el gasto público en una serie de rubros, por lo que es esperable que dicho déficit disminuya.

Fallas desatacó además que el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís está trabando en mejorar la calidad y la efectividad del gasto.

“Por ejemplo, “se reducirán las filtraciones en el Fondo Nacional de Becas (Fonabe) y en el Régimen No Contributivo de pensiones (RNC), con el fin de que los recursos vayan a las familias que realmente los necesitan”.

Adicionalmente “se está trabajando en migrar del presupuesto tradicional al presupuesto por resultados, con el objetivo de propiciar una gestión más eficiente y eficaz”, indicó.

Obligaciones constitucionales

El ministro y primer vicepresidente explicó que el 76,6% del incremento del presupuesto corresponde a obligaciones de carácter constitucional, como el financiamiento de la Educación (51%), los aumentos de las pensiones (16%) y el presupuesto del Poder Judicial (10%).

Solo para el sector educación, los recursos se incrementarán en más de 263.000 millones con respecto al 2014.

Pero también la nueva asignación de recursos busca atender de mejor manera las necesidades de la población con menos recursos.

Por ejemplo, se asignan a FODESAF 237 millones de colones para financiar programas sociales de nutrición, protección de la niñez y la adolescencia, así como de las personas adultas mayores y con discapacidades.  

“Además, se financian los programas de formación humana para mujeres, en condiciones de pobreza. Asimismo, destaca la asignación de 72.630 millones de colones  a la Caja Costarricense de Seguro Social para financiar las pensiones del régimen no contributivo  y de los adultos mayores en situación de pobreza y más de 7.000 millones de colones para el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) con el objetivo de dar continuidad al Programa de Seguridad Alimentaria”, apunta un comunicado de Hacienda.

Sumado a lo anterior, se transferirán al Instituto Mixto de Ayuda Social los recursos para el Programa Avancemos, que brinda apoyo a una población de 160.000 estudiantes y se incrementará el presupuesto para la atención de la niñez de 17.555 a 32.115 millones de colones.

Otros financiamientos

- En el presupuesto 2015 se incluye además más de 9.000 millones para proyectos de desarrollo en Limón

- Recursos adicionales para atender  el Subprograma Control del Tabaco y sus Efectos Nocivos en la Salud

- Construcción de obras públicas como la carretera San Carlos-Sifón La Abundancia; la construcción del tramo Bajos de Chilamate-Vuelta kooper, y un nuevo edificio para el ministerio de Obras Públicas y Transportes.

- Mejoramiento de la infraestructura carcelaria.