Se estima que en Costa Rica hay más de un 1.200.000 personas en condición de pobreza o pobreza extrema, lo que representa alrededor de un 22% de la población.

“Este gobierno mantiene el compromiso y nos preocupa profundamente la población más vulnerable, por eso estamos tomando acciones urgentes para defender el valor de su ingreso y puedan soportar mejor el aumento de los precios para llevar la comida a sus mesas”, expresó el gobernante.

El decreto fue suscrito por Chaves; la ministra de Desarrollo Humano, Yorleni León, la ministra de Trabajo, Marta Esquivel y el ministro e Hacienda, Nogui Jáen.

León, quien es también presidenta ejecutiva del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) explicó que la ayuda está dirigida principalmente a hogares en condición de pobreza y pobreza extrema, entre los cuales tendrán prioridad aquellos que tengan adultos mayores, personas discapacitadas, menores de edad, con jefatura femenina y que nunca han recibido ayudas estatales.

La duración el subsidio será de tres meses pero, cumplido el plazo, se podría ampliar por dos meses más si las circunstancias lo permiten, detallaron las autoridades.

La funcionaria no precisó el número de hogares que, dentro de esta delimitación, recibirían el apoyo estatal.

Las familias beneficiadas se escogerán con el Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estados (SINIRUBE), el cual está conformado con los datos aportados por diferentes instituciones publicas.