El anuncio lo hicieron los jerarcas de las entidades bancarias junto a la primera dama, Claudia Dobles, y los ministros de Energía y de Obras Públicas, Carlos Manuel Rodríguez y Rodolfo Méndez.

“Estamos listos para la tecnología eléctrica. Contamos con exoneraciones y otras condiciones habilitantes. Además, nuestra matriz eléctrica casi 100% renovable, hecha en Costa Rica, es una oportunidad que nos permite adelantarnos a la historia y plantearnos el objetivo de ser el primer país con una red intermodal de movilidad cero emisiones”, explicó la Primera Dama.

En el acto, cada banco presentó sus ofertas que superan las condiciones actuales para el financiamiento de vehículos.

Por ejemplo, el Banco Nacional ofrece una tasa de interés de 8,25% fijo por los dos primeros años. A partir del tercer año, el interés sería la tasa básica pasiva (TBP) más un 2,75%. Partiendo de las condiciones actuales, el interés del tercer año en adelante estaría en aproximadamente un 8,5%.

Además, el Banco Nacional ofrece plazos de hasta 96 meses, es decir, 8 años, y la comisión sería únicamente 1,30%, es decir, 1,95% menos que la de un crédito convencional.

Con pocas variantes, el Banco de Costa Rica y el Banco Popular ofrecen condiciones muy similares para la compra de vehículos particulares.

Por ejemplo, para la compra de autobuses eléctricos, el Banco Popular ofrece créditos con una tasa de interés equivalentes a la TBP más un 3% en colones o la TBP más un 2,5% si el préstamo es en dólares. Los plazos son hasta de diez años.

“La propuesta del Banco de Costa Rica que hemos denominado “PRO-ECO” y que hoy presentamos, busca promover que nuestro país se encamine hacia la movilidad eléctrica. Además de la línea presentada, estamos creando un ecosistema integral de financiamiento que incluye a los importadores de vehículos brindándoles facilidades de financiamiento y a los distribuidores eléctricos ofreciéndoles el financiamiento para la construcción de puntos de carga”, aseveró Douglas Soto Leitón, Gerente General, BCR.