La encuesta de Unimer, publicada el domingo por La Nación, que revela un cambio en las posiciones a favor del candidato del Frente Amplio, José María Villalta, sacudió el ambiente político del país
La encuesta de Unimer, publicada el domingo por La Nación, que revela un cambio en las posiciones a favor del candidato del Frente Amplio, José María Villalta, sacudió el ambiente político del país

La encuesta de la empresa Unimer publicada el domingo por el diario La Nación, según la cual el candidato del Frente Amplio José María Villalta encabeza ahora las preferencias electorales, sacó roncha en el ambiente político y puso al rojo vivo la campaña electoral que entra este lunes en una nueva etapa definitoria, a solo dos meses de las votaciones.

El sondeo demostró varias cosas: que el candidato del gobierno, Johnny Araya, "se ha desinflado" al pasar en solo dos meses de un 38% a un 19%, mientras que otros candidatos -no solo Villalta- han crecido en el mismo lapso de manera significativa.

El candidato del Frente Amplio que se mantenía alrededor de un 10%, pasó al 22%, mientras que Otto Guevara también subió de un 12 a un 19%, igualando el porcentaje de apoyo del candidato del Partido Liberación Nacional.

También se muestra un crecimiento del candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), que subió del 5 al 8%.

Otra de las circunstancias que revela la encuesta es que la indecisión lejos de disminuir con la el inicio de la campaña, ha tendido a aumentar, ya que los que dicen no saber por quien votar pasaron de un 21 a un 24%.

El pueblo descontento

Ante la encuesta, las reacciones de los candidato fueron diversas.

Johnny Araya, reconoció "con humildad" los resultados de la encuesta de Unimer en un mensaje colocado en su cuenta de Facebook.

“Al igual que lo he hecho cuando las encuestas me favorecen, hoy reconozco con humildad los resultados de la Encuesta de Unimer, aunque no coincidan con otras empresas encuestadoras”, señaló el candidato del PLN.

“No hay duda que hay descontento en nuestro pueblo”,  manifestó el candidato oficialista en referencia a la mala imagen del gobierno, que según la misma encuesta de Unimer,  ha tocado fondo en materia de impopularidad, con un 61% que considera su labor mala o muy mala, un 27% que la considera regular, y sólo un 11% que la considera buena o muy buena.

"Haré el mejor esfuerzo por convencer a los costarricenses de que nosotros representamos la mejor opción que tiene el país para hacer las rectificaciones de cara a nuestros grandes desafíos”, anunció Araya.

Arriba y sin derroches

Por su parte, José María Villalta declaró a varios medios locales que se siente "feliz" con los resultados de la necuesta y resaltó que ha llegado a la posición en que se encuentra sin hacer campaña en los medios de comunicación masiva y con un gasto mucho menor al de otros partidos políticos.

"Johnny Araya se está desinflando, es claro que esa ventaja -anunciada en otras encuestas anteriores- era ficticia y que existía una imagen inflada de un seguro ganador. Es clara la voluntad de cambio del electorado costarricense, la gente no quiere los mismos de siempre”, declaró el candidato del Frente Amplio.

“Mi máximo competidor por mucho es el abstencionismo y la apatía de la gente, la desilusión de un gran porcentaje del electorado. La gente quiere un cambio, pero está desilusionada” aseveró Villalta, quien dijo que hará el mayor esfuerzo para ganar en una primera ronda.

Evitar la polarización

Por su parte, el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, también se mostró satisfecho con los resultados y aseguró que su candidatura ha mostrado avances importantes, no sólo por el crecimiento en las intenciones de voto, sino también porque el conocimiento que de él ahora tiene el electorado si ha cuadruplicado producto de la campaña en lso medios de comunicación.

Por otro lado,  " es verdaderamente sin precedentes que se desplome como se desploma el candidato oficialsita y que aumente la cantidad de indecisos" como demuestra la encuesta, señaló Solís.

"Esos son datos que no son comunes en la política de Costa Rica, la volatilidad es inmensa y todavía no hay nada escrito", dijo en declaraciones a Informa-tico.com

El candidato del PAC advirtió sin embargo que no se trata solamente de derrotar a Liberación Nacional, sino de elegir una opción que garantice que el país no entrará en una polarización que dificulte el gobierno y la posibilidad de superar los problemas del país.

"Los costarricenses deben poner en la balanza todos los factores e inclinarse por una opción que garantice la posibilidad del diálogo con todos los sectores, no solo los sociales, sino los sociales, los políticos y los productivos", señaló.

"Se necesita una propuesta y un equipo de gente para gobernar. Ganar es sólo el 50%", manifestó Luis Guillermo Solís.