El proyecto minero Crucitas generó un generalizado rechaso popular.

La demanda fue planteada ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), un organismo del Banco Mundial, precisó la casa matriz de la empresa en Canadá.

Infinito Gold argumenta que el Estado costarricense incurrió en una serie de violaciones al acuerdo de promoción y protección de inversiones vigente entre Canadá y Costa Rica.

La decisión “fue notificada a la ministra de Comercio Exterior, Anabel González a quien la compañía informó (tal como se establece en la normativa del CIADI), la intención del arbitraje en abril 2013 y en julio 2013. En dichas misivas se invitó al país a resolver el conflicto en forma amistosa pero no se obtuvo ninguna respuesta ni se estableció contacto entre las partes”, señala un comunicado de la empresa.

Sin embargo, la vocera de la empresa, Yokebec Soto, explicó que aún es posible un arreglo amistoso, al que se puede llegar en cualquier momento del proceso de arbitraje.

El ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, dijo que el tema fue resuelto por los tribunales de justicia y que el gobierno ya no tenía nada que negociar con la empresa.

“Es un asunto que se generó en el gobierno de don Oscar Arias y con el que la actual administración ha tenido que lidiar”, señaló el funcionario.

Infinito Gold no estimó el monto de los intereses y las costas legales por lo que no está claro el monto total de la demanda.