La abogada defensora de los imputados, Carmen Amador, fue quien presentó la apelación y los hechos fueron confirmados por la grabación de una cámara instalada en la sala de juicio.

Con dicho recurso, el tribunal estableció que los jueces Francini Quesada, Andrés Mora y Mariela Villalobos abusaron del uso del celular durante el juicio, en especial la jueza Francini.

Según argumentó Amador, cualquier persona tiene derecho a ser escuchada por jueces imparciales,  atentos y respetuosos.

“Ese respeto implica escuchar a las personas, prestar atención a todo lo que suceda durante el juicio y, sobre todo, no distraerse realizando otras actividades mientras los testigos, peritos, fiscal o defensores declaran o realizan conclusiones”, señaló la defensora.

El proceso, que se desarrolló en agosto pasado durante cinco días, se refiere a los cargos de posesión y almacenamiento de droga para tráfico, por el cual el juzgado encontró a los acusados culpables.

Un nuevo tribunal deberá repetir el debate y emitir una nueva sentencia en este caso. Mientras tanto, los jueces podrían enfrentar una causa disciplinaria.