La formación de esta nueva generación le dará un aporte crucial a Costa Rica. El país podrá incrementar el número de especialistas requeridos y así afrontar los principales retos del sistema de salud. Uno de los más conocidos, las listas de espera.

“Tenemos mucha experiencia con la UCR formando profesionales que se rozan con los de otros países y grandes esferas. Hemos educado grandes especialistas en la parte clínica y ahora queremos ir más allá. Confiamos que este grupo pondrá en alto al país y eso solo lo vamos a lograr a través del conocimiento que adquieran y al servicio de la población”, manifestó el Dr. Jorge Arturo Jiménez Brizuela, jefe de la subárea del posgrado y de los campos clínicos del Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss).

Los residentes admitidos son los mejores de un arduo proceso de selección. Ellas y ellos lograron superar un examen de 150 preguntas orientadas a evaluar los conocimientos en medicina general; además de las pruebas orales y las escritas específicas para cada especialidad.

En esta ocasión, las especialidades que destacaron con el mayor ingreso de estudiantes son anestesiología, ginecología, medicina interna y pediatría. Las otras áreas con un número significativo de alumnos son psiquiatría infantil, psicología clínica, ortopedia, medicina de emergencias y gastroenterología.

Asimismo, después de un acuerdo entre la CCSS y la UCR, se recibieron cinco nuevos estudiantes de oftalmología, necesarios para atender a la población. Este número va a incrementar, pues por año la UCR recibirá seis nuevos residentes, según lo demanda la Caja.

“El aumento de residentes en oftalmología se debe a la necesidad del país. La cantidad de ingresos que se habló con la Caja es de seis residentes por año, con todas las especificaciones de calidad para asegurar un aprendizaje idóneo y que el profesional, cuando se gradúe, posea todos los conocimientos necesarios para hacer bien su trabajo y no poner en peligro al paciente. La calidad de la formación es lo más importante y no todos los postulantes van a entrar, solo los mejores y los que cumplan con la calidad requerida”, afirmó la Dra. Flory Morera González, directora del Programa de Especialidades Médicas de la UCR.

Excelencia académica

Los jóvenes, al graduarse, serán capaces de responder a las necesidades proyectadas por la Caja. La CCSS decide cuántos especialistas ingresan y la UCR se encarga de formarlos bajo los más altos estándares de excelencia académica, docentes reconocidos a nivel internacional y hasta preparaciones en el extranjero.

¿El propósito? Que el esfuerzo de la UCR, como institución de educación superior pública, se traduzca en la formación de un profesional capaz de dar la más alta calidad de atención. También, que tenga las competencias necesarias para revolucionar la salud pública, mediante procedimientos nunca antes vistos, sin dejar de lado la ética, la empatía y el trato humanizado.

“Recuerden que los conocimientos que van a adquirir no sirven para responder el examen que elabora el profesor, sino para responder con empatía al paciente que tendrán al frente. Este es el mejor medicamento para la dolencia de quien nos necesita. Tengan muy presente que el respeto a la vida humana es el pilar de nuestras decisiones día a día y que cada una de nuestras acciones impactará el presente y futuro del paciente, a su familia y nuestra conciencia como humanos que somos”, enfatizó la Dra. Laura Pérez Cascante, jefe de anestesiología del Hospital San Juan de Dios, durante el acto de recibimiento llevado a cabo en la UCR el viernes 31 de enero.

El grupo de médicos realizará su educación en seis hospitales públicos definidos por la Caja. Estos son el Hospital Calderón Guardia, Hospital de las Mujeres Eva Adolfo Carit, Hospital México, Hospital Nacional de Niños, Hospital San Juan de Dios y el Hospital Nacional Psiquiátrico.

Para agosto ya la UCR prevé un nuevo ingreso de residentes. Por el momento, hay 36 nuevos estudiantes con sus contratos firmados en la CCSS y se espera que el número aumente.