El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Frank de Lima
El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Frank de Lima

La administración venezolana ha dicho que no tiene prisa en otorgar las divisas para pagar la deuda con los exportadores panameños hasta que tenga ese país “un gobierno serio”, y que, entre tanto, revisarán la facturación presuntamente fraudulenta.

Esta situación, una de las causas de la ruptura con Panamá, se suma a los problemas del puerto libre por la falta de divisas para reponer mercancías. Como es sabido, Panamá es el principal proveedor de la mayoría de los comerciantes de Margarita que importan mercancías.

De Lima añadió que por esas razones no hay cifras claras de esa deuda y que los exportadores de la Zona Libre deben buscar otros mercados.

El canciller venezolano, Elías Jaua, anunció este domingo que el gobierno iniciará investigaciones contra empresarios venezolanos relacionados con la Zona Libre de Colón en Panamá.

Aseguró que “el 90% de la deuda es fraudulenta. Es una verdadera podredumbre lo que hemos encontrado allí. El desfalco que se pretende hacer a la República Bolivariana con mercancía que nunca salió de Panamá y que se pretende cobrar en una deuda en dólares”, aseguró Jaua.

“Vamos a iniciar investigaciones reales contra empresarios venezolanos y solicitar a las autoridades panameñas que investiguen este caso”, añadió.

El jefe de la diplomacia venezolana también afirmó que los pagos de la deuda con Panamá serán revisados “hasta tanto exista un gobierno serio” en el país del canal.

La deuda queda suspendida “hasta tanto exista un gobierno serio en Panamá y podremos evaluar, con mayor profundidad, el carácter fraudulento de un gran porcentaje que se dice que tiene la entonces Cadivi con Colón”, añadió el canciller.

Jaua reiteró las acusaciones formuladas el viernes por el presidente Nicolás Maduro contra su colega panameño, Ricardo Martinelli, sobre el supuesto cobro de comisiones a los empresarios involucrados en la deuda de Cadivi con la zona franca de Colón, estimada en cientos de millones de dólares.

“Algunos empresarios nos dijeron que para que la comisión venezolana revisara su caso, se les estaba cobrando comisión en Panamá desde sectores del gobierno panameño (…) incluso hablaban en nombre del Presidente de Panamá”, afirmó.

El gobierno de Panamá y su presidente tienen una moral “débil”, acotó Jaua, quien dijo que las denuncias sobre la deuda de Cadivi demuestran que es “malo conjugar la política con el comercio”.