Le anteceden Daniel Ortega en Nicaragua, Dilma Ruseff en Brasil y José Mujica en Uruguay

Sánchez Cerén, de 69 años, fue uno de los cinco comandantes que dirigieron al guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), durante el conflicto armado que vivió este país entre 1980 y 1992, al costo de unos 75.000 muertos y desaparecidos.

En los comicios de segunda vuelta del domingo, el candidato del FMLN obtuvo un 50,11% de los votos frente al 49,89% de su rival, el candidato de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), el alcalde capitalino Norman Quijano.

El triunfo del líder izquierdista fue ratificado por el TSE luego del escrutinio de las actas de mesa realizado entre miércoles y jueves.

Sánchez Cerén, conocido durante la época de la guerra con el pseudónimo de comandante Leonel González, es considerado uno de los líderes moderados de la guerrilla. En la actualidad es el vicepresidente del gobierno que encabeza el popular periodista Mauricio Funes, quien fue llevado a la presidencia en 2009 por el FMLN pero que no viene de sus entrañas.

Un hijo del pueblo

El virtual presidente electo de El Salvador nació bajo el signo de Géminis el 18 de junio de 1944 en el seno de una familia fundada por un carpintero y una vendedora del mercado en la ciudad de Quezaltepeque, 25 km al norte de San Salvador.

Es el noveno de doce hijos educados en un catolicismo riguroso. A los 19 años se graduó de maestro y empezó a trabajar en escuelas rurales, donde se ligó al trabajo sindical.

Sus ideas de izquierda se desarrollaron en ese ambiente de marcada pobreza y desigualdad social, sostenida a punta de bala y bayoneta por un ejército al servicio de los poderosos, las 14 familias salvadoreñas que se decía eran dueñas del país.

Trabajando en una escuela del deparamento de La Libertad conoció a la que ha sido la compañera de toda su vida, Margarita Villalta, una instructora de muchachas porristas con quien procreó a sus cuatro hijos.

Muy pronto iniciaría Sánchez Cerén su ascenso como dirigente popular. A finales de la década de 1960 se convirtió en dirigente de la Asociación Nacional de Educadores Salvadores (ANDES).

Una década más tarde se incorpora a las Fuerzas Populares de Liberación (FPL), una de las organizaciones guerrilleras que poco después conformarían el ejército del FMLN. Dentro de la organización revolucionaria ascendió rápidamente en responsabilidades y en 1983 se convirtió en su máximo dirigente, luego del fallecimiento de su líder fundador Cayetano Carpio.

Así, Salvador Sánchez Cerén fue uno de los máximo líderes del FMLN durante casi todo el periodo de la guerra que se prolongó hasta 1992, cuando se firman los acuerdos de paz entre el FMLN y el gobierno en la ciudad de México.

En el proceso de negociaciones, el ahora nuevo presidente salvadoreño cumpliría una importante labor. Una vez firmados los acuerdos de paz, se encargó de supervisar la destrucción de las armas de la guerrilla y encabezó el proceso de reestructuración del FMLN hasta convertirlo en un partido político.

Durante los últimos cinco años, en el gobierno de Funes, Sánchez Cerén ha desplegado una intensa actividad en el campo social, impulsando programas como el llamado Paquete Escolar, que distribuye uniformes, útiles escolares y alimentos para miles de niños pobres, con la intención de que permanezcan en la escuela.