A solo unas horas del inicio de la plenaria de la VII Cumbre continental de mandatarios, la efervescencia es total, la ciudad luce hoy un rostro ajeno para los panameños, calles acordonadas, cientos de agentes policiales y de seguridad custodian calles y vías, los hoteles que hospedan a los mandatarios son fuertemente vigilados con complejos dispositivos electrónicos y protocolos de seguridad.

Los activistas políticos de distintas ideologías que han llegado a Panamá se manifiestan en las calles y en una ocasión protagonizaron gritos y empujones cuando dos grupos opositores se encontraron, dando pie a que el presidente Juan Carlos Varela, llamara a respetar el criterio de convivencia pacífica y a expresar que aspira a que “la de Panamá sea la cumbre del diálogo”.

El presidente anfitrión de la magna cita, decretó asueto para la administración pública y el comercio de las calles semi desiertas de los corredores se seguridad del centro capitalino, no levantó las persianas.

Los presidentes que han arribado a Panamá asisten, este viernes por la mañana, a los foros temáticos de la Cumbre o a encuentros con sectores sociales o actividades públicas, como el mandatario boliviano Evo Morales, que jugará un partido de futbol con indígenas panameños y luego dará una conferencia en la Universidad de Panamá, en el Encuentro de los Pueblos Originarios de las Américas.

El centro político

Los alrededores de la sede de la VII Cumbre de las Américas, el Centro de convenciones Atlapa, son un verdadero cuartel general de operaciones.

Antenas satelitales, set de radio y televisión, agentes secretos, policías, personal de apoyo de la cumbre, funcionarios de gobierno, prensa comercial y oficial, fotógrafos, operarios de utilería, técnicos en telecomunicaciones, cientos de metros de cables, dispositivos electrónicos de seguridad.

Todos están bajo estricta vigilancia de agentes secretos de los Estados Unidos y Panamá, y de la seguridad personal de cada uno de los mandatarios que han arribado, casi en su totalidad, para asistir a la Cumbre.

La actividad es febril, informando o poniendo todo a punto para la llegada de los mandatarios que se producirá a las 18:00 horas (las 17 horas en San José).

Cumbre de los Pueblos

La cumbre de los Pueblos de ningún modo es un encuentro menor. Cientos de delegados se encuentran en Panamá participando de las deliberaciones que se centrarán en las políticas neoliberales que limitan los derechos civiles, económicos y laborales, la agenda ambiental, inclusión de las mujeres, juventud, empleo, educación, salud, acceso al conocimiento, pobreza, entre otros.

El Cumbre de los Pueblos quedó inaugurada, este jueves, con la marcha de los delegados del continente alrededor del campus de la Universidad de Panamá y el concierto del cantautor cubano Silvio Rodríguez, en un ambiente festivo desprovisto de los rigores de la seguridad que priva en los escenarios de la Cumbre de mandatarios.

Entre los tres mil delegados de Latinoamérica y el Caribe acreditados se encuentran el premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel, el sociólogo cubano Fernando Martínez Heredia.

Pérez Esquivel resaltó, en declaraciones a Telesur, “la importancia simbólica” de la Cumbre de los Pueblos Panamá 2015, que se celebra 10 años después de la primera reunión alternativa en la Cumbre de las Américas de Mar de Plata, Argentina, donde “se enterró el ALCA”.

Martínez Heredia, por su parte, centrará su participación en el “Entorno Geopolítico de América Latina y el bloqueo a Cuba” uno de los temas sobre los que habrá un pronunciamiento al final del encuentro.

Los otros dos temas fuertes serán la condena a las políticas de Estados Unidos contra Venezuela y la lucha para evitar que la desaceleración económica articulada por la economía neoliberal, introduzca en un retroceso en los avances sociales de la última década en los países latinoamericanos y caribeños con gobiernos progresistas.

Este viernes los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa participarán en un foro sobre los principales temas de la agenda de los pueblos de las Américas.

Silvio Rodríquez, que ofreció el concierto de inauguración de la Cumbre de los Pueblos, arrancó la ovación de su público al interpretar íconos de su repertorio como "Ojalá", "La era está pariendo un corazón", "Pequeña serenata diurna" y otros clásicos.

Las deliberaciones de la Cumbre de los Pueblos concluirán el sábado con la aprobación de las conclusiones del cónclave que sesiona en el Paraninfo de la Universidad de Panamá.

Panamá centro cultural

El casco viejo o Catedral, donde se ubica la Casa de las Garzas, sede del gobierno, el sector colonial de la cosmopolita capital panameña y tradicional escenario del Festival Internacional de Cine, no escapa al delirante furor de los cuerpos de seguridad, que complican el acceso y la movilidad de un barrio bohemio que acoge todos los años a los creadores del cine mundial.

“El poder del otro cine” Festival Internacional de Cine, del 9 al 15 de abril, inició sin problemas en un ambiente compartido con los agentes del famoso SPI, la guardia presidencial.

Con la participación de largometrajes de más de veinte países de todo el mundo, los filmes se proyectarán en las salas de cine de varios centros comerciales en el marco del IFF Cine - Panamá 2015.

El film costarricense Maikol Jordan, los argentinos La Salada y Lulú, La leyenda de la princiesa Kaguya, de Japón, El intruso de Holanda, X + Y de Inglaterra, Los tontos y los estúpidos de España, Güeros de México, La distancia más larga de Venezuela y El abismo plateado de Brasil, figuran en la cartelera junto a la muestra de documentales y la retrospectiva, dedicada este año al cineasta Karim Aïnouz.