Solís adelantó que no se espera que se produzca una declaración final debido a las dificultades para llegar a un texto aceptado por todos los mandatarios, lo que achacó a una falta de visión ecuménica sobre la pluralidad que existe en la Cumbre de las Américas pero no descartó que pueda producirse.

El mandatario se mostró satisfecho con las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba, que prometen revelaciones importantes en el marco del encuentro de Panamá, donde se esperan anuncios como la eliminación de la Isla de la lista de países que promueven el terrorismo, entre otros.

“Es una Cumbre histórica, dijo Solís, porque está Cuba. Es la primera vez que Cuba participa de una actividad hemisférica, solo por el hecho de ser la primera vez, es histórica” dijo Solís a Informa-Tico.com en la capital panameña.

El diálogo entre Estados Unidos y Cuba “marca un hito mundial, es uno de los temas no resueltos de la guerra fría, que se está empezando a resolver” y que tendrá un espacio de privilegio en Panamá, acotó.

Solís no arriesgó ningún criterio sobre las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela “sé que hay un diálogo que busca acercar a los dos países pero no estoy enterado de ningún detalle”, aunque confió en el respeto mutuo.

El presidente llegó este jueves a Panamá para participar jueves y viernes en la Cumbre pero no se quedará a la clausura debido a compromisos que debe atender este 11 de abril en nuestro país. La vicepresidenta Ana Helena Chacón asumirá como jefe de la delegación costarricense que también integran el canciller Manuel González y el embajador en Washington, Gabriel Macaya.