Los fondos serán administrados por la agencia de cooperación suiza Hivos, de conformidad con un plan que fue diseñado con la participación de representantes del gobierno, organizaciones de la sociedad civil y representantes de las poblaciones más afectadas por la epidemia.

Federico Rojas, funcionario de Hivos en Costa Rica, explicó que el plan incluye la aplicación de varias medidas de prevención, como la aplicación temprana de pruebas de VIH, la distribución de condones y el desarrollo de campañas de educación entre las poblaciones en riesgo.

"El objetivo de estas campañas de educación es modificar conductas de riesgo y reducir el impacto del VIH-Sida en estas poblaciones", señaló el funcionario.

El programa también busca fortalecer las organizaciones de la sociedad civil y promover el respeto a los derechos humanos de las poblaciones más afectadas, que son también las que más sufren discriminación, explicó Rojas.

El ministro de Salud, Fernando Llorca, dijo que "Costa Rica tiene una prevalencia de VIH-Sida de 3,2 casos por 100.000 habitantes y la meta es bajarla a 2,5" para el 2018.

En 2013, se registraron 694 casos de infección, de los cuales el 83,3% corresponde a personas de sexo masculino.

Un estudio efectuado recientemente permitió precisar que los riesgos de infección se concentran principalmente en las poblaciones de hombres que tienen sexo con hombres y en mujeres transgénero, indicó Llorca.

La vicepresidenta Chacón celebró el apoyo del Fondo Mundial para la lucha contra el VIH/Sida y aseguró que el Estado empeña su compromiso en los objetivos del plan, que es la reducción de las cifras de infección.

"Definitivamente queremos avanzar hacia una sociedad con cero infecciones", apuntó.