Javier Chaves, presidente de Aldesa.

El Ministerio Público precisó que las diligencias están relacionadas con una causa por presuntos delitos de estafa mayor, administración fraudulenta, libramiento de cheques sin fondos, autorización y publicación de balances falsos, autorización de actos indebido e incumplimiento de deberes.

Aldesa, un conglomerado de entidades financieras que realiza intermediación de inversiones en bolsa, pidió una declaratoria de quiebra en marzo pasado y una suspensión de pagos a sus inversionistas, alegando problemas de liquidez.

La Fiscalía afirmó que una serie de denuncias contra los ejecutivos de la empresa apuntan a que los inversionistas fueron inducidos a error, haciéndoles creer que todas las sociedades adscritas al grupo Aldesa estaban siendo supervisadas por la Superintendencia General de Valores, lo cual es falso.

“Error que fue posible dado el vínculo que une a todas las sociedades que integran Aldesa (reguladas y no), pues utilizan el mismo espacio físico, recurso humano, sitio web, números telefónicos, marcas, logos, miembros de junta directiva que interactúan, incluso muchos de ellos en todas las sociedades”, precisa el comunicado.

La Fiscalía señaló que también se investiga la forma en que fueron administrados los valores entregados por los inversionistas, con la finalidad de establecer, por medio de la trazabilidad, si efectivamente fueron invertidos, o bien, si fueron utilizados de manera fraudulenta para pagar intereses a otros inversionistas.

Recientemente, circuló en redes sociales el rumor de que la designación de Edna Camacho como representante ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington, a partir del 1 de julio, le otorga a su esposo -el presidente de Aldesa- inmunidad diplomática.

No obstante, el BID aclaró que la inmunidad solo cumbre a los representantes y funcionarios de la entidad financiera, no así a sus familiares.

Chaves, por su parte, ha dicho que no tiene ningún interés en viajar a Washington con su esposa y que se mantendrá en el país para hacer frente a las deudas que la empresa tiene con los inversionistas.