El tema de los premios 2011 fue la alfabetización y la paz, con una atención particular a la igualdad de género. Entre los ganadores figuran programas de Burundi, México, Estados Unidos y la República del Congo. Hubo dos menciones honoríficas para proyectos de Pakistán y Filipinas. La entrega de los galardones tundra lugar en Nueva Delhi (India) en una ceremonia especial que se celebrará el 8 de septiembre, coincidiendo con el Día Internacional de la Alfabetización.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, anunció que se concedieron cuatro premios: dos de alfabetización UNESCO-Rey Sejong y dos premios de Alfabetización UNESCO-Confucio. El premio UNESCO-Rey Sejong fue creado en 1989 por el gobierno de la República de Corea. El premio de Alfabetización UNESCO-Confucio fue creado en 2005 por el gobierno de la República Popular China.

El Servicio Nacional de Alfabetización de Burundi ganó uno de los dos premios UNESCO-Rey Sejong. Este programa nacional de fomento de la alfabetización ha sido reconocido por su enfoque innovador, que relaciona la alfabetización funcional con asuntos de la vida diaria y con temas relacionados con la paz y la tolerancia, así como por sus resultados positivos. De 2010 a 2011, el Servicio entregó más de 50.000 certificados a nuevos lectores.

El otro premio UNESCO-Rey Sejong recayó en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos de México (INEA), por sus programas de alfabetización bilingües. Estos programas han demostrado su eficacia para reducir los índices de analfabetismo de las poblaciones indígenas de México, en particular de las mujeres, y para mejorar su capacidad de ejercer sus derechos. Según el jurado del premio, el INEA puede brindar un ejemplo muy valioso para otras comunidades y países multiculturales y plurilingües que quieran mejorar la cohesión de sus sociedades.

Uno de los dos galardones del Premio de Alfabetización UNESCO-Confucio recayó en la organización Room to Read, con sede en Estados Unidos, por un programa que alienta la igualdad de género y la alfabetización mediante las publicaciones en lenguas autóctonas. Room to Read opera en nueve países: Bangladesh, Camboya, India, República Democrática Popular Lao, Nepal, Sri Lanka, Sudáfrica, Viet Nam y Zambia y ha ayudado a diversas comunidades a desarrollar materiales de lectura culturalmente relevantes en lenguas locales y minoritarias. En total, se han publicado más de 500 títulos en 25 idiomas, con un total de cinco millones de ejemplares repartidos.

El otro ganador del Premio de Alfabetización UNESCO Confucio es el Colectivo Alpha Ujuvi de la República Democrática de Congo por un programa llamado Coexistencia Pacífica de las Comunidades y Gobernanza en el Norte de Kivu. Este programa utiliza un modelo innovador para prevenir y resolver tensiones y conflictos entre individuos y comunidades enfocando la alfabetización como una herramienta para construir una mejor cohesión social y mejores mecanismos de gobernanza.

Por último, el jurado decidió conceder la mención honorífica del Premio UNESCO-Confucio al doctor Allah Bakhsh Malik, secretario del gobierno de Punjab, Pakistán. El jurado reconoció su liderazgo en la puesta en marcha del programa de Educación de Adultos y Formación Profesional cuyo objetivo es “Construir un Punjab alfabetizado en 2020”. La mención de honor del Premio UNESCO Rey Sejong recayó en el Consejo de Coordinación de Alfabetización Ciudadana de Tagum (Filipinas) por su programa de gestión de la alfabetización y la educación continua en los mercados nocturnos. Este programa usa actividades de educación para la paz y de aprendizaje de lectura y escritura para generar oportunidades de empleo para las poblaciones marginadas. Otro de sus principales objetivos es crear un ambiente urbano pacífico.

 Fuente: UNESCOPRESS