El Partido Acción Ciudadana (PAC), que llevó al poder al presidente Luis Guillermo Solís, le pidió al mandatario que separe de su equipo de colaboradores a Iván Barrantes, por considerar que la presencia del especialista en comunicación es contrario a la ética

La decisión fue tomada por la Asamblea a instancias del diputado Ottón Solís, quien en los últimos días ha presionado fuertemente para que el presidente saque de la casa presidencial a Barrantes, quien es asesor ad-honorem.

Las presiones se enfocan en que Barrantes es asesor de algunas empresas privadas y en que podría haber conflictos de intereses, aunque no se conoce cuáles son las empresas que el experto asesora ni en que consistirían tales conflictos.

La Asamblea determinó que "estamos claramente ante acciones que contradicen los principios éticos de este partido", señala la moción aprobada por los integrantes del máximo órgano del PAC, quienes consideraron urgente dar una señal sobre las revelaciones hechas por la prensa esta semana.

El conflicto se originó en artículos publicados por el diario La Nación que revelan el monto de 111 millones de colones ganados por Barrantes como estratega de la campaña electoral que ganó Solís, tanto en la primera como en la segunda vueltas.

El presidente Solís no se ha referido a las presiones de Ottón Solís y La Nación, pero se anunció que posiblemente lo haría este lunes.

Por su parte, Barrantes replicó a las críticas diciendo que Ottón Solís no se ha dado cuenta de que quien ganó las elecciones fue Luis Guillermo y no él. Además, rechazó que el pago por la dirección publicitaria de la campaña electoral se encuentra dentro de límites razonables.

Iván Barrantes, estratega de la campaña electoral, reconoció ser colaborador ad honorem de la Presidencia de la República y probable proveedor de una consultoría en comunicación para el Gobierno, la cual prepara desde dentro de la sede presidencial.