El presidente Luis Guillermo Solís, volvió a colocar el tema en el centro del interés nacional cuando, en su mensaje dominical, afirmó que “Costa Rica requiere una reforma fiscal profunda. Esto es asumir una posición responsable para evitar una crisis si no tomamos decisiones este año” dijo.

Solís presentó los logros alcanzados con las medidas de contención del gasto público, que su administración viene aplicando desde que asumieron el gobierno.

Destacó el proyecto contra el fraude fiscal y el contrabando, que ya tiene un año y las medidas para mejorar la recaudación y disminuir la evasión y elusión de impuestos, y aseguró que esto se está haciendo antes de pedir al país que se avance en un aumento de la carga tributaria.

“Algunos dirán que antes de aumentar impuestos, se deben recaudar mejor los que existen. Esto lo hemos hecho desde el inicio de la Administración”.

Sobre la reducción del gasto público el Mandatario dijo que la directriz emitida, dio como resultados: una rebaja total de 176 mil millones de colones en el Presupuesto del 2015 y una mejora en los controles de Caja Única.

Las plazas que no se llenaron en el sector público permitieron un ahorro de 20 mil millones de colones en el primer semestre. Un ahorro adicional de 2 mil millones de colones fue posible en el rubro de gastos flexibles como publicidad, horas extras, viajes y consultorías, señaló Solís.

“Solo la Presidencia logró reducir el pago de horas extra en 88%, celulares en 57% y alimentos y bebidas en 37% en un año”.

Sobre el gasto por empleo público, Solís recalcó que “es un problema complejo, que no tendrá resultados a corto plazo. También lo estamos enfrentando con acciones para reducir el impacto de convenciones colectivas, como no se había hecho” antes.

El Presidente señaló que se convocó a “un diálogo para abordar este tema, que no se limita solo a salarios, sino implica ordenar 14 regímenes salariales diferentes”.

Agregó que además se presentaron a la Asamblea Legislativa las reformas a los impuestos de venta y de renta “enfocados en que sean progresivos y nos permitan mayores controles para reducir la evasión y la elusión fiscal”.

“No estamos cruzados de brazos. Emprendimos acciones para recortar el gasto, mejorar el cobro de impuestos y enfrentar problemas de largo plazo”, resumió.

“Tengan la seguridad de que este Gobierno tiene una posición responsable en estos temas. Con el aporte de todos mantendremos vigorosa y saludable nuestra economía”.

Que lo fiscal no enferme la economía

El presidente Solís en una breve síntesis, resaltó que la economía costarricense goza de buena salud “nuestra producción crece menos que en el pasado, pero lo hace por encima del promedio de países de América Latina. La inflación está controlada, las exportaciones mantienen un ritmo aceptable, producto de un comercio mundial menos activo. Luchamos para reducir el desempleo”.

“Con las medidas correctivas adecuadas será posible que el crecimiento se distribuya mejor y así disminuir la pobreza y la falta de empleo” afirmó.

Para el Mandatario, “esta economía tiene indicadores favorables, pero debe resolver un grave problema fiscal. Los ingresos no alcanzan para pagar gastos y el país tiene que recurrir al endeudamiento para cumplir sus obligaciones” concluyó.