Tomar fotos o videos con propósitos sexuales en sitios públicos será penado con un año y medio de prisión, y hasta con dos años si ese material se comparte con otras personas, en internet o en redes sociales.

También impone pena de cárcel de hasta seis meses a los exhibicionistas que muestren sus genitales y/o se masturben en sitios públicos. Perseguir a acorralar a una persona con fines sexuales acarreará una pena de 8 a 12 meses de cárcel.

El uso de palabras, ruidos, silbidos, jadeos o ademanes con connotación sexual dirigidos a otra persona se castigará con multas.

"Es un gran cambio normativo que nos ayuda a proteger principalmente a las mujeres, para que al transitar por las calles se sientan seguras y libres", comentó el presidente Carlos Alvarado al firmar la ley aprobada por el parlamento.

Para los varones, dijo, la ley “es un llamado a ejercer una nueva masculinidad que respete la integridad de las mujeres".

La nueva ley es una demanda histórica de organizaciones de mujeres que reclaman no poder circular libremente por las calles y el transporte público sin ser objeto de comentarios de contenido sexual o manoseos.

"Con esta firma empezamos a saldar la deuda histórica del Estado y de la sociedad con la inmensa mayoría de mujeres que hemos sufrido esta forma de violencia en los espacios públicos desde que somos niñas", declaró en la ceremonia de firma la, ministra de la Condición de la Mujer, Patricia Mora.

En tanto, el uso de palabras, ruidos, silbidos, jadeos o ademanes con fines sexuales hacia otra persona se expone a una multa.

Críticos de la ley señalan que es difícil acusar a alguien por incumplir sus disposiciones, aunque organizaciones de mujeres esperan que la perspectiva de un castigo motive un cambio de conducta de parte de los hombres.