Los centros e institutos de investigación con labores vitales para el país en salud y sector agro-productivo continúan brindando servicios y aplican los protocolos de salud y seguridad. Foto: L. Rodríguez ODI

(Los centros e institutos de investigación con labores vitales para el país en salud y sector agro-productivo continúan brindando servicios y aplican los protocolos de salud y seguridad. Foto: L. Rodríguez ODI).

En un momento en que la cantidad de contagios por COVID-19 sigue aumentando en el país, con mayor número de pacientes en cuidados intensivos y una cifra de 218 personas fallecidas, la Universidad de Costa Rica se prepara para iniciar el segundo ciclo lectivo en modalidad virtual.

No obstante, la Institución ha establecido los mecanismos para que se realice un número limitado de actividades presenciales de carácter excepcional, de tal forma que se garantice el funcionamiento de la Universidad y se minimice el riesgo de transmisión del virus SARS-CoV2 entre la comunidad universitaria, precisaron las autoridades.

Durante el mes de julio, las diversas unidades que conforman la Universidad debieron realizar un proceso de varias etapas para la solicitud y aprobación de actividades presenciales por excepción, de acuerdo a las disposiciones de la Rectoría, comunicadas en la resolución R-21-2020.

En total, 829 actividades administrativas, de investigación, de acción social, docencia y vínculo externo entre otras, fueron aprobadas por los diferentes niveles jerárquicos hasta llegar a la Rectoría, mientras que 57 fueron denegadas, según el último reporte del Centro de Informática.

El Centro Coordinador Institucional de Operaciones (CCIO) resaltó que para el desarrollo de cualquier actividad presencial durante el segundo semestre, cada unidad debe contar con las aprobaciones respectivas y con un protocolo específico que se debe aplicar en forma estricta para minimizar el riesgo de transmisión del virus en la comunidad universitaria.

Los servicios esenciales de los centros e institutos de investigación para el sector salud o el sector productivo, actividades administrativas que soportan el funcionamiento de la Universidad como mantenimiento y seguridad, labores de comunicación y telecomunicaciones, son algunas de las que continuarán con cierto grado de presencialidad y con un aforo no mayor al 15 %, enumeró el CCIO.

En cuanto a docencia solo fueron aprobadas actividades excepcionales que deben realizarse en laboratorios, pero siempre recordando que éstas solo podrán llevarse a cabo en la medida en que el país avance hacia la fase cuatro de apertura económica, según puntualizó Pamela Sanabria de la OBS.

PROTOCOLOS REQUERIDOS PARA LA PRESENCIALIDAD

Con la aprobación, las autoridades y personas responsables de cada unidad se abocaron a los protocolos específicos con las medidas básicas para garantizar una presencialidad segura. Para elaborarlo, asistieron al "Curso para la Reactivación de las Actividades Presenciales en la UCR-001" en julio a través de plataforma de Mediación Virtual (METICS).

El último requisito para que las actividades puedan llevarse a cabo es contar con la aprobación del protocolo específico, el cual es revisado por el CCIO, por los expertos de la Oficina de Bienestar y Salud (OBS). A la fecha, según el reporte del Centro de Informática las 829 actividades aprobadas en esta primera fase de confinamiento están a la espera de dicha aprobación.

MEDIDAS SOBRE TRABAJO PRESENCIAL EN AGOSTO

Zonas en alerta amarilla: se permite el trabajo presencial con aforo del 15 % todo el mes.

Zonas en alerta naranja: en fase de apertura se permite el trabajo presencial con aforo del 15 % y en fase de cierre solo se permite trabajo remoto.

(Más información en C-R-35-2020: http://ucr.cr/r/vhuc)