Imagen: Foto France 24. "Esta cosa es muy mortífera”, le dijo Trump a Woodward, en una llamada telefónica el 7 de febrero 2020.

Imagen: Foto France 24. "Esta cosa es muy mortífera”, le dijo Trump a Woodward, en una llamada telefónica el 7 de febrero 2020.

Donald Trump conocía la amenaza de la pandemia, pero decidió ocultarla. Así lo afirmó el propio mandatario durante conversaciones que sostuvo con el reconocido periodista Woodward, recordado por ayudar a revelar el escándalo de Watergate y que recoge estas declaraciones en su nuevo libro titulado 'Rage'.

Contrario al discurso público que ha sostenido durante todos estos meses, el mandatario estadounidense reconoció abiertamente ante el reportero, y en diálogos que permitió grabar, la fácil propagación y letalidad del virus.

Según la investigación periodística, el pasado 28 de enero cuando el virus en China aún no era declarado como una pandemia, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Robert O’Brien le dijo a Trump que la pandemia sería el reto más grande para la seguridad nacional de todo su Gobierno, una pandemia solo comparable con la llamada gripe española de 1918.

“Uno solo respira y así es que se transmite. Esto es difícil y delicado. Es más mortífero que incluso la más fuerte influenza. Esta cosa es muy mortífera”, dijo Trump a Woodward, en una llamada telefónica el 7 de febrero.

Sin embargo, para esos momentos el presidente continuaba declarando ante la prensa que se trataba de una simple gripa que no trascendería. "Creo que el virus va a estar bien", declaró Trump solo tres días después durante una entrevista con Fox Business.

Aunque el mandatario restringió los viajes desde China en enero, tardó hasta marzo para comenzar a entregar amplios recursos federales para la adquisición de equipos de protección personal vitales, incluidas mascarillas, y expandir la producción de ventiladores.

Aun así, continuó con un discurso en el que abogaba por mantener a flote la economía, situación que lo llevó a enfrentarse con algunos alcaldes y gobernadores que imponían medidas desde sus administraciones locales ante la falta de un mayor control por parte de las autoridades federales.

Su retórica pública, dijo Trump a Woodward en marzo, era parte de una estrategia para minimizar deliberadamente el peligro. "Siempre quería restarle importancia (…) Todavía me gusta minimizarlo porque no quiero crear pánico", le dijo el jefe de Estado.

Según el libro, el gobernante todo el tiempo reconoció estar alarmado por el virus, incluso cuando le decía a la nación que desaparecería rápidamente.

Biden: Trump mintió al pueblo estadounidense

La controversia contra el mandatario no se ha hecho esperar y horas después de que se conociera esta información, su rival en las elecciones del próximo 3 de noviembre, el demócrata Joe Biden, lo acusó de mentir deliberadamente.

“Mintió al pueblo estadounidense. Mintió consciente y voluntariamente sobre la amenaza que representaba para el país durante meses”, afirmó Biden.

En la misma jornada, el presidente se defendió de las acusaciones al insistir en que su actuación buscaba reducir el pánico entre los estadounidenses. Las revelaciones resultarían también contradictorias para la posición del mandatario, siendo él quien en distintas ocasiones acusó a China de ocultar la verdad en torno al virus que en su opinión lo hace responsable de que se expandiera y causara las pérdidas humanas y la devastación económica a nivel global.

“Trump nunca pareció dispuesto a movilizar por completo al Gobierno federal y continuamente parecía empujar los problemas a los estados”, escribió Woodward sobre la pandemia en su libro. “No existía una teoría de gestión real del caso o cómo organizar para hacer frente a una de las emergencias más complejas que Estados Unidos haya enfrentado jamás”, agregó.

Hoy Estados Unidos es el país que acumula la mayor cantidad de contagios y muertes a nivel global con 6.334.158 casos acumulados y 190.727 muertes. Su gestión frente a la pandemia no solo le ha costado fuertes críticas, sino que a Trump podría pasarle una cuenta de cobro en las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre en las que busca la reelección, según señalan las encuestas de intención de voto.

(Con AP y Reuters)