“Con absoluto respeto, solicitamos que, en el panorama actual, las preocupaciones de este cuerpo colegiado sean transmitidas por ustedes, como nuestras autoridades superiores, al señor presidente de la República, al señor ministro de Salud y al señor presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias, para que, en resguardo de la salud de la ciudadanía, se tomen las medidas respectivas”, indica una carta dirigida a Macaya por los directores hospitalarios.

La situación se ha tornado desesperada en los hospitales ante el creciente ingreso de pacientes con Covid-19.

La demanda de camas tanto en salón como en unidades de cuidados intensivos está saturada; escasean los materiales y el personal de salud se encuentra en un estado de cansancio “preocupante” a causa de las largas jornadas y la presión que genera la crisis.

Las muertes por la pandemia se están produciendo a razón de una por hora y todo parece indicar que el contagio va a seguir aumentando debido a la falta de medidas de contención, que el gobierno se ha negado a adoptar.

No existe la posibilidad de contratar personal adicional porque se requiere de especialistas que ni siquiera hay disponibles en el país, porque ya todos están incorporados a las labores de atención de la CCSS, aseguran los médicos.

Este viernes se informó de la renuncia del gerente médico de la CCSS, el doctor Mario Ruiz, quien adujo razones personales y familiares, aunque transcendieron rumores de que la causa sería la frustración por la falta de apoyo del gobierno ante la crisis sanitaria.

Los directores expresaron su preocupación por las señales contradictorias que emite el gobierno, al pedir que se mantengan las medidas sanitarias y al mismo tiempo suprimir prácticamente todas las restricciones.

“La liberación de restricciones genera contra-mensajes a nivel de comunicación desde todas las esferas”, señala el documento.

La eliminación de la restricción por número de placa los fines de semana y la apertura de los estadios son decisiones que producen la falsa sensación de que el país está regresando a la normalidad, cuando precisamente atraviesa el momento más dramático de la pandemia, con hospitales colapsados y decenas de muertes al día.

Los directores hospitalarios afirman que existe “una pérdida de interés” y una actitud de negación de las implicaciones de la pandemia en la comunidad.

“Los esfuerzos realizados por la CCSS a nivel de comunicación requieren del respaldo de otras instituciones tanto de sector salud como de los otros sectores, con mensajes coherentes con la realidad vigente”, indican.