Según los medios, que citaban la investigación de FireEye Inc., los piratas informáticos chinos se infiltraron en las redes de cinco ministerios europeos mediante el envío de correo electrónico basura a sus empleados.   "Las compañías de seguridad cibernética de Estados Unidos han jugado últimamente con la supuesta ciberamenaza de China. Sin embargo, su presunta evidencia nunca es sólida, y su veracidad es ampliamente cuestionada por los profesionales", indicó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Hong Lei en una rueda de prensa regular.   "Las compañías están intentando llamar la atención con falsedades, que ni contribuirán a la cooperación internacional cibernética, ni ayudarán tampoco a las cualificaciones profesionales y reputación de las compañías involucradas", dijo Hong.    El portavoz reiteró que China salvaguardará firmemente la seguridad y condena cualquier forma de ataque cibernético.    China ha estipulado leyes para combatir este tipo de conducta y está trabajando con la comunidad internacional en la lucha contra el cibercrimen.