Greta Thunberg usa el foco mediático que genera para dar voz a otros activistas, insistió en que la emergencia climática ya se sufre hoy. Imagen: EFE

Homo Borrascoso

En un coloquio en el que Greta Thunberg debía participar junto a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, y del que se ausentó para cederle el protagonismo a sus compañeros de otras ONGs, un joven español le señaló a la ministra de Educación en funciones de España, Isabel Celaá, la ausencia de una mirada inclusiva con los jóvenes en las políticas relacionadas con el medio ambiente.

“Cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inauguró el AVE (tren de alta velocidad) en Granada, dijo que era el medio de transporte más ecológico que se podía utilizar. Sin embargo, el costo del pasaje es de 110 euros, y los jóvenes no podemos permitírnoslo”, dijo Pablo Morente, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas, e integrantes de Greenpeace y Asde Scout de España.

El señalamiento de Morente está en el centro del debate por la transición energética. Los gobiernos de los principales países aceptaron que el paso hacia una economía verde afectará a sectores de la economía y la sociedad. En la primera jornada de la Cumbre COP 25, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, afirmó que la economía verde es más rentable pero habrá áreas que van a sufrir, y por eso debe buscarse una “transición justa”.

En la misma línea, los jóvenes reclaman que los programas del sistema educativo no advierten sobre las responsabilidades de las empresas en el calentamiento global. “Cuando estudiaba en la escuela y en la universidad, nadie me había dicho nada sobre la responsabilidad de las empresas en el calentamiento global”, afirmó Morente. Pero, en adelante, “necesitamos un sistema educativo fuerte que nos enseñe quiénes son responsables por las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Sara Cognuck González, de Costa Rica, también puso el foco en la educación. “Una de las primeras cosas en que trabajaría como ministra es la educación, que es la forma de llegar a los sectores más vulnerables, ya que por no contar con información son una parte también de los que están negando el cambio climático”. Pero además, insistió con el reclamo de Morente en que los jóvenes deben ser tenidos en cuenta en la elaboración de políticas públicas por el medio ambiente.

Greta Thunberg

El agobio de curiosos y de los medios de comunicación ha hecho que Greta Thunberg ceda parte del protagonismo en esta Cumbre Cop 25. Después de dar una breve conferencia de prensa en la mañana junto a otros jóvenes de Fridays for Future, ha decidido no asistir al coloquio que compartía con la ministra de Educación en funciones de España, Isabel Celaá, y reducir sus apariciones para darle lugar a otros jóvenes como ella. “Hemos notado cierta atención mediática, y creemos que es nuestra responsabilidad moral usar esta atención para dar voz a aquellos que necesitan contar sus historias”, ha dicho la activista sueca, además de insistir en que “la emergencia climática no es algo del futuro”, sino que muchas personas ya están sufriendo.