También se aplicará a personas de cualquier edad con factores de riesgo, incluidos enfermos de sida, mujeres embarazadas, diabéticos, personas con problemas cardiacos o con obesidad mórbida, entre otros.

Las autoridades hicieron un especial llamado al personal de salud del país para que tome conciencia de la importancia de la vacunación, dado que por razón de su trabajo son de los grupos más sensibles de riesgo.

Sin embargo, el ministro de Salud, Fernando Llorca, explicó que la medida no está dirigida a las personas que padecen la enfermedad en este momento.

“Debe recordarse que los técnicos especializados, basados en la evidencia científica, no recomiendan realizar campañas masivas de vacunación en este momento. La vacuna debe aplicarse en el momento indicado para ser capaz de generar las defensas suficientes y ser efectiva”, indicó Llorca.

La Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología (CNVE), coordinada por el Ministerio de Salud, resaltó que el número de vacunas comprada contra la influenza ha ido en aumento desde que se inició la vacunación contra la influenza estacional en el año 2003.

Inicialmente la vacunación fue únicamente para niños menores de 2 años y adultos mayores de 65 años con factores de riesgo, y posteriormente los grupos de riesgo se fueron ampliando según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el criterio de los expertos nacionales.