El gobierno se mostró complacido con el apoyo que dieron los diputados a esta Ley considerada por el Ejecutivo como “urgente y prioritaria”, incluida en los proyectos convocados para el último período de sesiones extraordinarias de la administración Chinchilla Miranda.

La ley permitirá frenar el ingreso masivo de los capitales extranjeros cuando por su magnitud puedan desestabilizar la economía al presionar cambios en las tasas de interés y otras variables económicas.

“Es claro que el proyecto es un instrumento que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) podría llegar a necesitar en cualquier momento y su aprobación era urgente” señaló el Ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides.

Benavides manifestó que al gobierno le “complace mucho que la mayoría de diputados hayan entendido esa urgencia” y hayan votado afirmativamente la Ley en primer debate.

La propuesta de ley pretende autorizar al Gobierno, en situaciones excepcionales, a aumentar hasta en un 30% la tasa del impuesto sobre la renta e imponer un depósito de un 25% sobre las inversiones en títulos valores hechos por agentes financieros no domiciliados en el país.