La cifra ha sido revelada por la CCSS tras el segundo año de un cambio en el sistema de trabajo coordinado entre ambas instituciones.

El 2019 cerró con la recuperación de más de 3.872 millones que estaban siendo retenidos de manera indebida por los patronos, que son los responsables de recaudar tales cuotas y pagarlas a la seguridad social. En total, se tramitaron 2.117 casos.

La fiscal general, Emilia Navas Aparicio, explicó que se ha implementado un modelo de trabajo conjunto, “basado en la comunicación constante, fluida y directa, lo cual se traduce en que el personal fiscal sea estricto y riguroso en la localización y citación de las personas presuntamente responsables de retener los dineros de las cuotas obrero-patronales”.

 “La visión de la Fiscalía General respecto a ese tipo de delito cambió porque se tomó conciencia del grave daño que causa en el sector salud y en la seguridad social del país, puesto que todo ese dinero pertenece a la Caja y no estaba siendo pagado por las personas”, agregóNavas.

  El proceso implica que la CCSS presente ante el Ministerio Público una denuncia por la retención indebida; para que esta se tramite. La denuncia debe incluir información detallada en un expediente administrativo que aporte, entre otros, los datos de identificación del patrono, las gestiones hechas por este y un estado pormenorizado de los períodos de morosidad.

 A partir del ello, las fiscalías inician la investigación del caso, con la localización y notificación de la persona sospechosa, su posterior indagatoria y la recolección y análisis de evidencia que permita resolver la causa y, si procede, la representación fiscal buscará que se ordene el pago del dinero retenido, concluyó la Fiscal.