Un violento zafarrancho, provocado por personas que la dirigencia del PAC definió como "provocadores" e "infiltrados", se produjo el domingo durante la asamblea de la juventud de ese partido, en que se elegía a la nueva dirigencia del sector.

El conflicto, que empezó con una discusión, pasó a los gritos y en determinado momento empezarón a volar las sillas en el salón donde se llevaba a cabo la actividad partidaria.

La presidenta del PAC, Elizabeth Fonseca, explicó que el grupo de los que definió como "infiltrados", llegó en tres busetas e ingresó a la Asamblea como si fueran delegados.

"Eso es lo primero que llama la atención, porque el partido no paga buses para trasladar a la gente, cada quien viene acá por su cuenta. Lo otro es que desde el principio empezaron a incomodar con su actitud escandalosa y sus risas exageradas", señaló Fonseca.

En determinado momento, algunos asambleistas reclamaron a los escandalosos y se inició una discusión que acabó con el zafarrancho, a tal grado que hubo necesidad de llamar a la Policía.

"A esas personas nadie las conocía, nunca las habíamos visto en el partido, por eso concluyo que eran infiltrados, gente que venía con la intención de arruinar el proceso que se estaba dando" de elección del nueo directorio de la juventud.

Finalmente, "esa gente fue controlada y sacada del local y no fue necesaria la intervención de la Policía", explicó la presidenta de la agrupación política.

La asamblea continuó con el programa que estaba previsto, resultando electo José Ricardo Sánchez como nuevo presidente del directorio nacional de la Juventud.