(El presidente Carlos Alvarado junto a científicos en la Ciudad de la Investigación de la Universidad de Costa (Foto: Presidente)

"Los centros de investigación como los de la UCR demuestran que en nuestro país contamos con profesionales de alto nivel, capacitados para ser contención de primera línea para proteger a todos y todas las costarricenses”, destacó Alvarado.

La Facultad de Ingeniería trabaja en proyectos para atender necesidades directas de los profesionales que atienden pacientes víctimas del SARS-COV2 en los hospitales de la CCSS. Sus producciones inciden en las áreas de tratamientos médicos y pruebas diagnósticas, respiradores y ventiladores, protectores faciales, sistemas informáticos y análisis de data, análisis de laboratorio y fármacos, entre otros.

“La situación actual del país demanda que todas las instituciones sumen a los esfuerzos para combatir la pandemia y procurar una mejor atención de los pacientes en los centros de salud nacionales. Por ello, aplaudimos a los centros de investigación de Costa Rica que demuestran que contamos con profesionales de alto nivel, capacitados para ser contención de primera línea para proteger a todos y todas las costarricenses”, afirmó el presidente de la República.

Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS, dijo que una vez más los científicos del país avanzan en la consolidación de estrategias que permitan enfrentar de mejor manera al COVID-19. “Esto demuestra que Costa Rica es capaz de usar su más alta capacidad técnica y científica en defensa de la población frente a una amenaza global sin precedentes”, aseveró.

El mandatario estuvo acompañado por el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, el rector de la UCR, Carlos Araya Leandro, la ministra de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, Paola Vega, y la coordinadora de la Unidad de Gestión y Transferencia del Conocimiento para la Innovación (PROINNOVA), Marianela Cortés.

PARA HACER FRENTE A AMENAZA GLOBAL SIN PRECEDENTES

Uno de los proyectos estrella ha sido el de protectores faciales que se desarrolla a partir de impresoras 3D y con materiales biodegradables, para dotar a los centros de la CCSS, al Instituto Nacional de Seguros (INS) y al Hospital del Trauma en donde también se atienden a pacientes afectados con Covid-19. Además, a la Cruz Roja, a los ministerios de Seguridad Pública y de Obras Públicas y Transportes, a la Asamblea Legislativa y a Casa Presidencial, entre otros.

La UCR ha lanzado la invitación a otras instituciones, empresas o personas que dispongan de impresoras 3D y quieran sumarse a esta propuesta solidaria que ofrece una ayuda particularmente a los profesionales de la salud de los centros médicos de la CCSS.

Otro proyecto es la producción local de un dispositivo llamado hisopo que permite realizar un examen médico para identificar si una persona padece de Covid-19. Esta iniciativa es desarrollada por las facultades de Ingeniería y Microbiología de la UCR, en alianza con laboratorios privados y con el acompañamiento de la CCSS.

Los hisopos escasean en todo el mundo debido a las restricciones y a la alta demanda, por lo que su producción resulta de gran valor para la lucha contra la emergencia sanitaria. Se trata de un instrumento delgado y alargado cuya punta es porosa y que se introduce profundamente en las dos fosas nasales hasta llegar a la nasofaringe, en donde se raspa y se obtiene la muestra necesaria para confirmar o descartar el diagnóstico mediante un análisis de laboratorio posterior.

“La Universidad de Costa Rica es una institución que siempre ha estado al servicio de nuestra Nación y en esta emergencia nacional no ha sido la excepción, poniendo el conocimiento, los recursos y el talento humano al servicio de la población”, afirmó el rector de la UCR, Carlos Araya Leandro, resaltando los esfuerzos para establecer una estrategia integral que permita de manera coordinada potenciar la colaboración interinstitucional entre los actores que atienden la crisis.

Ambos proyectos han sido sometidos por la CCSS a las pruebas correspondientes (ensayos preclínicos y clínicos) y a las autoridades de salud.