La decepción de los limonenses está a flor de piel, se percibe caminando por la peatonal frente al edificio municipal, por el boulevar de los octubres carnavaleros, por el tajamar cercado por las  turquesas aguas del mar Caribe, en el Parque Vargas, donde dos hermanas Noelia (39 años, salonera) y Vanesa Joseph (41 años, trabajos del hogar), aprovechaban para ventilar asuntos familiares.

“Nosotras escuchamos que iban a hacer un proyecto para beneficiar Limón, incluso en el Centro Universitario (CUN) se dieron carreras para que los jóvenes se prepararan”, hablan intercalando las frases que una inicia y completa la otra.

“Pero otra vez, las cosas no se hicieron, parece que algunos no quieren que Limón se levante. La ciudad y la gente tienen derecho a superarse; aquí no hay trabajo porque no hay desarrollo económico, después hablan de delincuencia. No nos queda más que seguir luchando por Limón”, opinan Noelia y Vanesa.

De la región Huetar Caribe, como se la clasifica, los números nos dan la siguiente radiografía. La población total de la provincia es de 387.862 habitantes; la tasa de analfabetismo es de 3,7%; el desempleo abierto es del 4,3%; el empleo pleno no cubre ni siquiera a la mitad de la población (48,7%).

Los anteriores índices son más altos que el promedio nacional. (Fuente: INEC, Censo Limón 2011).

Las cifras señalan que el porcentaje de hogares en extrema pobreza es del 10 %, superior al promedio nacional de 6,4%; los hogares pobres sobrepasan el 27%, por encima del 20% del país y el número de familias con jefatura femenina llegan al 32,3 por ciento, solo este índice es inferior al promedio. En otros datos: el 75% de viviendas tiene agua potable y que aquí también aumentó el subempleo que afecta más a las mujeres trabajadoras. (Fuente: INEC, Censo Limón 2011).

UNIVERSIDAD se trasladó a Limón para conversar con el alcalde, Néstor Mattis Williams. Antes de la gira se gestionó la cita, luego se le hizo saber que estábamos en la ciudad y después del mediodía respondió con una negativa.

Recurrimos a la Vicealcaldesa, Cynthia Small, que sin más trámite que abrir la puerta y presentarnos, nos recibió, pero Mattis, por teléfono, le dio la orden de no referirse al tema y le dijo que pasáramos por la copia del comunicado oficial de la Alcaldía.

En su posición oficial de la Alcaldía, Mattis explica que el presupuesto asignado de $6,3 millones de dólares, era el 8,79% del total de $80 millones con que contaban para cambiar la ciudad. De lo actuado por la Municipalidad el informe de la Contraloría dijo que la ejecución de obras fue mínima y la ejecución del presupuesto ínfima.

No “todo el Proyecto es de responsabilidad de la Municipalidad de Limón”, aclara Mattis antes de entrar en los pormenores de un fracaso que no reconoce; “queda claro que sobre el Proyecto Limón Ciudad Puerto siempre existieron agendas ocultas que no se pudieron cumplir y ante esto se está tratando de manchar la imagen de la Municipalidad de Limón, tratando de inculparnos en algo en lo que no tenemos control alguno”.

El presidente del Concejo Municipal, Ramón Retana Cerdas, no piensa igual “hubo un vacío de decisión política, de liderazgo local”, por supuesto que “el Alcalde tiene responsabilidad en esto, el es el ejecutivo del gobierno local, aunque es cierto que toparon con trabas”.

El Proyecto Limón Ciudad Puerto fue una promesa de campaña de Óscar Arias en 2006, que el Banco Mundial financió en 2009, tuvo 5 años infructuosos y luego el gobierno de Laura Chinchilla tampoco avanzó. El 30 de junio pasado venció el plazo y se cerró el programa.

JAPDEVA FUE RESPONSABLE DE LA UTE CON MENOR AVANCE

“La responsabilidad de las fallas, lo digo con conocimiento, inicia en el gobierno de Óscar Arias, ellos no soltaron el proyecto hasta que tuvieron avanzada la concesión de los puertos de Limón a la empresa APM Terminal, y la otra parte, a que los responsables del proyecto estuvieron afianzados en San José y no en Limón”.

Así explica el problema Dany Morris quien coordinó durante el último año de la UTE que debía revitalizar los Patios de Incofer, conocidos como parque Cariari, y de la otrora popular playa Los Baños, afectada por el terremoto de abril del 1991, la contaminación y la falta de mantenimiento.

Para Morris, las administraciones Arias Sánchez y Chinchilla Miranda (ambas del PLN) nunca se tomaron en serio este proyecto, “con esa estructura ridícula desde el punto de vista operativo nunca se iban a lograr los objetivos”.

“Los verdaderos responsables fueron los gobiernos de turno a  quienes tienen que pedir cuentas porque fueron los responsables de la falta de ejecución del proyecto, a Óscar Arias, Marcos Vargas, Francisco Jiménez y Victoria León. Ellos tomaron las decisiones y no hicieron ninguna previsión”.

A pesar de que no logramos avanzar ninguna obra, logramos un Plan Conceptual Máster para Patios de Incofer y el de playa Los Baños, requisito que debió estar resuelto antes de proponer ningún tipo de obra y que llevó mucho tiempo hacerlo, tal y como lo señaló la Contraloría en su informe, concluyó.

PREMIO A LA “INUTILIDAD”

“El principal obstáculo que tuvo el Proyecto Limón Ciudad Puerto es que desde el primer momento fue una propuesta muy politizada. El otro es que se nombró a los mismos jerarcas ineficientes, como responsables de una estructura compleja que no tuvo pies ni cabeza dijo a UNIVERSIDAD Ronaldo Blaer, secretario general del Sindicato de Trabajadores portuarios (Sintrajap).

“Las entidades de gobierno se sacaron el premio mayor a la inutilidad con el proyecto, exclamó, nunca pensaron en planificar para saber por dónde había que empezar y establecer prioridades”.

“A la tramitología hay que darle su lugar pero además entre ellos mismos –los jerarcas- se atravesaron obstáculos o vagones, diría, como en el caso de los Patios de Incofer que bloqueó a toda costa el ex ejecutivo, Miguel Carabaguíaz”, señaló Blaer.

“Pero el primer lugar del descalabro, hay que dárselo al ex presidente Óscar Arias, que engañó a los limonenses haciéndoles creer que iban a solucionar, inclusive, el problema del desempleo y no era así, el objetivo era embellecer la ciudad y hacer alguna infraestructura urgente como las obras en el río Limoncito, para evitar que los barrios del sur de la ciudad y hasta el aeropuerto, se inunden todos los inviernos, como ocurrió hace solo unos días”.

(*ANACHACON.M@GMAIL.COM), (URL corto: http://bit.ly/1zudF3Z