La acusación fue planteada el 1 de julio pero la información fue dada a conocer públicamente este fin de semana.

La Fiscalía no entró en detalles sobre la acusación, pero el caso se relaciona con un reaseguro suscrito por el INS con las empresas mexicanas Guy Carpenter-Reinmex y PWS, durante el gobierno de Rodríguez (1998-2002), por el cual el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) pagó un sobreprecio de 1,6 millones de dólares.

Un alto cargo de PWS aseguró que la empresa había sobornado a tres funcionarios costarricenses para obtener el contrato  y, aunque no dio nombres, dijo que estos funcionarios se encontraban en una posición “ideal” para decidir sobre el tema.

Investigaciones periodísticas efectuadas en su momento indicaban que el dinero de los sobornos se había trasladado a un cuenta bancaria en Panamá a nombre de Inversiones Denisse, que se vincula al ex presidente Rodríguez.

El ex mandatario dijo que este caso ya había sido investigado por la Fiscalía y que en el 2005 la causa fue desestimada.

El caso fue reabierto el año pasado por una fiscal, lo que Rodríguez definió como un acto de “persecución”.

Esta acusación contra Miguel Angel Rodríguez, Cristóbal Zawadzki y Alvaro Acuña deberá ser conocida por un juez, que convocaría a una audiencia preliminar, en fecha aún no definida, antes de decidir si se eleva a juicio o se desestima.