Durante la protesta, que inició cerca del mediodía del domingo, las manifestantes semi desnudas y cubiertas del rostro, caminaron descalzas, dejando un rastro de pintura roja como si fuera sangre.

Las mujeres respondieron a una convocatoria realizada mediante las redes sociales y en punto de las 12 horas partieron del zócalo, donde se realizó un performance por parte de la Campaña Juvenil Cero Tolerancia, mismo que anteriormente fue presentado en Yucatán.

Las mujeres con el rostro cubierto, se despojaron de sus prendas hasta quedar en ropa interior, en sus extremidades se podían leer distintas leyendas, "soy tu hermana, soy tu madre, soy tu hija, van 221 mujeres, estamos hartas, ni una muerta más", entre otras.

En unos botes con pintura remojaron sus pies descalzos y comenzaron el vía crucis, dejando sus huellas por todo el lugar, así como ocurrió con las 221 mujeres asesinadas, la primera parada fue en la puerta principal del Palacio de Gobierno, sede del poder Ejecutivo en la entidad, misma que fue cerrada rápidamente por los elementos de seguridad, las manifestantes acusaron a la administración estatal de falta de acción y aseguraron que la inseguridad para toda la sociedad (no solo para las mujeres) se le ha salido de las manos al gobierno del estado.