De acuerdo con ese medio, en un documento interno de la NSA correspondiente a abril de 2013 se definen las prioridades de la Inteligencia norteamericana en función de una escala que va del "1" -o máximo interés- al "5" -escaso interés-.

Por países, Alemania está situada en los rangos intermedios, apunta el semanario, al mismo nivel que Francia y Japón y por delante de Italia y España. En cuanto a focos de interés, en lo que a Alemania se refiere los aspectos prioritarios son política exterior, así como la estabilidad económica y el análisis de riesgos financieros, al parecer situados en la escala 3.

El semanario, que se publica los lunes, sitúa, en cambio, cuestiones como exportación de armas y comercio internacionales en el eslabón de prioridades número cuatro, mientras que los ciber ataques están tipificados con el "5". Los documentos constatan que la Unión Europea (UE) es objetivo para los ataques del espionaje cibernético estadounidense, especialmente en los ámbitos de política exterior, comercio internacional y estabilidad económica, todos ellos de rango "3".

Los objetivos de máxima prioridad de la NSA son China, Rusia, Irán, Pakistán, Corea del Norte y Afganistán. Estas informaciones del Spiegel suceden al debate latente acerca de la presunta connivencia entre la NSA y el espionaje alemán y el cruce de acusaciones entre el actual gobierno conservador alemán y la oposición socialdemócrata acerca de cómo se produjo un acuerdo entre Washington y Berlín.

Esta semana, el gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que la cooperación entre la NSA y el espionaje alemán se selló durante el anterior Ejecutivo de Gerhard Schröder y con el ahora líder de la oposición socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, como ministro de la Cancillería.