El Frente Nacional de los Pueblos Indígenas –Frenapi- alertó sobre la permanencia en la comunidad de Puente, Territorio Bribri de Salitre, de dos personas no indígenas que reclaman supuestos derechos de propiedad y que “tienen causas pendientes por violencia contra los indígenas”.

Señala el comunicado de Frenapi, que María Isabel y Edwin Guevara llegaron con una supuesta acción de desalojo extendida por los ministerios de Bienestar Social y de Seguridad, escoltados por dos agentes de policía, mientras celebraban el Día de los Pueblos Aborígenes y recordaban el aniversario del violento desalojo del edificio de la Asamblea Legislativa, ocurrido  el 9 de agosto de 2010.

Ante estos hechos, el Frenapi alertó sobre la amenaza de que se repitan ataques contra los pobladores de Salitre, que han sido víctimas de violencia racial y despojo de sus tierras en varias ocasiones.

“Esperamos que el pueblo de Costa Rica continúe con la solidaridad a nuestra lucha, acompañando y fortaleciendo el respeto por nuestros pueblos, dueños originarios de esta Madre Tierra” dice el comunicado firmado por Sergio Rojas Ortiz, Bribri de Salitre, Luisa Bejarano Montezuma, Ngobë de Conte; Lorena Sandoval, Cabecar de Tayni, miembros de la coordinación Nacional del Frente  Nacional de Pueblos Indígenas.

A 3 años del desalojo de la Asamblea

Los pueblos ancestrales costarricenses recordaron el tercer aniversario del desalojo violento de la Asamblea Legislativa (9 de agosto, 2010) Día Internacional de los Pueblos Indígenas,  cuando decenas de delegados acudieron al Congreso para solicitar a los diputados darle trámite a la Ley de Autonomía, que espera desde hace 20 años su aprobación.

Como medida de presión se negaron a abandonar el Salón de Expresidentes hasta tener una respuesta pero en la madrugada fueron sorprendidos por policías que los sacaron violentamente a la calle, cumpliendo la orden del entonces presidente  de la Asamblea, Luis Gerardo Villanueva.

Este fin de semana celebraron “una asamblea para recordar la agresión racista de que fueron víctimas decenas de indígenas de los 24 territorios que existen en el país, para recordarle a las diputadas y diputados y gobernantes, la agresión racista y la respuesta violenta contra nosotras y nosotros, por parte del Estado Costarricense, cuando llegamos a reclamar nuestro derecho de manera pacífica”.

La actividad se llevó a cabo en la finca recuperada meses atrás por la comunidad Indígena de Salitre, concedida a Selín y Gabriela Morales Morales, con la asistencia de más de 60 indígenas de comunidades vecinas y de otros territorios del país y 20 representantes de diferentes organizaciones del movimiento social, sindical, ecologista; sobre la que recae la supuesta acción de desalojo y el reclamo de los Guevara.