El fenómeno de postulación masiva para el cargo tiene de cabeza a la Comisión de Nombramientos de la Asamblea Legislativa, en donde se entrevista a todos los postulantes y se evalúan sus atestados.

La metodología aprobada y el detalle de los requisitos solicitados tienen a la Comisión de Nombramientos trabajando en extenuantes jornadas que entre semana se prolongan hasta la medianoche, además de sesiones durante sábados y domingos.

El objetivo es concluir las audiencias antes del próximo lunes 11 de agosto, fecha que fijó la Comisión para presentar una recomendación única que harán al plenario legislativo.

La diputada Patricia Mora, de la Comisión de Nombramientos, explicó a UNIVERSIDAD el fenómeno: “No esperábamos esta cantidad de gente, hay un criterio que se repite y que nos compromete, todos nos dicen que por las nuevas señales que hay en la política nacional es que se inscribieron, que antes ni perdían el tiempo porque sabían que ese nombramiento estaría amañado y tendría nombre y apellido”.

“Es innegable que en Costa Rica soplan nuevos vientos en la política y que la población así lo manifiesta. El último proceso electoral marcó un punto de inflexión, aquí o se empieza a hacer política de otra manera o no vamos a recuperar la desconfianza y el hartazgo que sectores importantes de la ciudadanía sienten por la clase política tradicional”, acotó la diputada del Frente Amplio.

¿QUÉ DICEN LAS CIFRAS?

La radiografía de los aspirantes a la Defensoría muestra un perfil muy particular. De las 98 personas que presentaron su candidatura 32 son mujeres, un tercio; los otros dos tercios, es decir 66, son hombres. (Ver gráfico 1).

LA EDAD REQUERIDA ES DE TREINTA AÑOS CUMPLIDOS

En el grupo de 30 a 35 años se ubican 4 personas. De 36 a 40 años hay 7 personas. De 41 a 45, son 9.

El mayor grupo de candidatos se ubican entre los 46 y los 60 años edad; en este grupo, hay 65 personas. Otros 11 aspirantes al cargo tienen entre 61 y 70 años. Hay uno de más de 71 y el de mayor edad tiene 76 años (Ver gráfico 2).

Dos profesionales son las postulantes más jóvenes: Ivannia Barrantes, de Puntarenas, 32 años, licenciada en Educación, y Marianne Pal Hegidüs, también de 32 años, abogada, de San José.

El ciudadano de mayor edad es Daniel Camacho Monge, 76 años, sociólogo y abogado, de San José.

98 POSTULANTES Y 19 PROFESIONES

La mayoría son abogados (38), administradores (15) y educadores (12). Muchos de ellos han estudiado una segunda carrera: derecho o administración, que ejercen de manera complementaria.

Ocho médicos en distintas áreas se postularon, hay otros cuatro del sector salud y cuatro son los politólogos que se animaron. Tres periodistas, dos economistas y dos ingenieros aspiran a convertirse en el próximo defensor o defensora.

Diez personas más compiten por el cargo: una exdiputada, un filósofo, un contador, un químico, un odontólogo, un psicólogo, un agrónomo, un trabajador social, un topógrafo y un sindicalista completan el grupo. (Ver gráfico 3).

EL GRADO ACADÉMICO

De acuerdo con los atestados documentados en los expedientes, a los que tuvo acceso UNIVERSIDAD, 49 de estas personas tienen al menos una licenciatura, treinta y uno tienen el grado de maestría y catorce un doctorado, en diferentes disciplinas.

Hay un bachiller universitario, un profesor de secundaria, uno con educación superior inconclusa y otro con secundaria completa. (Ver gráfico 4)

DE DÓNDE SON

La procedencia por provincia revela que una abrumadora mayoría de postulantes a Defensor son de la provincia de San José: 57 personas.

El número baja notablemente en las otras provincias. De Alajuela son 12 personas; de Cartago, 9; de Heredia, 8; de Puntarenas se presentaron 7. Además, son 5 candidatos de Guanacaste y 4 de Limón. (Ver gráfico 5)

No todos los nacidos en la provincia de San José viven ahí, hay varios casos de personas que nacieron en la capital pero viven en las provincias de las que son originarias sus familias.

LA DECISIÓN PARA CUÁNDO

La Comisión se fijó la meta de tener el nombre de la única recomendación que presentará al Plenario Legislativo, el lunes 11 de agosto. Esta semana corren para finalizar las audiencias e iniciar el análisis de cada postulante hasta quedarse con la persona que esperarían elegir por unanimidad.

Sin embargo, los diputados tienen previsto un mecanismo en caso de darse un empate que no se pueda desempatar, tras varias rondas de votación.

REQUISITOS

La Ley del Defensor de los Habitantes (Ley 7319) establece los requisitos en el artículo 4: “Podrá ser nombrado Defensor de los Habitantes de la República, el costarricense que se encuentre en el ejercicio de sus derechos civiles y políticos; que sea mayor de treinta años, con solvencia moral y profesional de prestigio reconocidos”.

No establece que deben ser costarricenses de nacimiento, lo que dio pie a que un italiano y dos colombianos naturalizados costarricenses presentaran su candidatura, así como otros dos que tienen madre o padre costarricense y madre o padre nicaragüense o mexicano y nacieron en esos países. Todos participan en el proceso.

Los postulantes incluyeron en sus atestados catorce documentos, la declaración jurada sobre sus calidades morales y ciudadanas, una exposición de objetivos y el concepto sobre la función de la Defensoría, de ser electo. Certificaciones de la Contraloría General, la Defensoría de los Habitantes, el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf) y la Caja del Seguro Social.

EL PROCESO HA SIDO UNA GARANTÍA

Este es el mensaje que envió la Comisión y recibió la ciudadanía, asegura el presidente de la Comisión de Nombramientos, Ottón Solís.

“La cantidad de aspirantes revela confianza en la Comisión y en el proceso que pusimos en marcha. Cuando la gente siente que ya todo está cocinado, ¿pues para qué aspirar? Yo me siento seguro de los miembros de la Comisión, por su compromiso con este proceso para escoger lo mejor de lo mejor y no guiarse por otros criterios”, dijo el diputado del PAC.

Solís reiteró que “en esta oportunidad, la gente sabe que ninguno de los diputados tiene compromisos previos, nadie va a elegir por color político o porque el sector empresarial o el sector sindical presionen o algún líder político haga una llamada. Vamos a hacer un análisis objetivo, técnico, buscando virtudes, elementos positivos para escoger lo mejor de lo mejor o detectar elementos negativos que atenten contra una buena gestión”.