(Los viales fueron entregados a la Caja para iniciar la fase de estudio clínico en cuanto se apruebe el protocolo. Foto: Laura Rodríguez R).

Los viales fueron entregados a la Caja para iniciar la fase de estudio clínico en cuanto se apruebe el protocolo. Foto: Laura Rodríguez R.

Con la entrega de estas primeras formulaciones y aprobado el protocolo por el Comité Ético Científico Central, la CCSS procederá a realizar el estudio clínico en pacientes con la enfermedad del COVID-19.

Los resultados de ese estudio serán cruciales. Si bien los análisis de la Universidad de George Mason indicaron que las formulaciones son capaces de inhibir la infectividad del SARS-CoV-2 en células en cultivo, el estudio clínico que efectuará la Caja definirá "de manera concluyente" si el suero es realmente eficaz para tratar a pacientes afectados por el virus.

“El Instituto Clodomiro Picado de la UCR es una joya en nuestro país. Esto no hubiera sido posible si este Instituto no existiera. Lo que hoy se entrega no es algo que se improvisa, sino el resultado de 50 años de investigación y producción. Son pocos los países del mundo los que pueden lograr un producto tan rápido, de alta calidad y con controles de calidad que demuestren una alta potencia neutralizadora del virus”, indicó Román Macaya Hayes, presidente ejecutivo de la CCSS.

De acuerdo con Alberto Alape Girón, coordinador del estudio y ex director del ICP-UCR, este día es muy significativo para el Instituto, pues se concreta el esfuerzo de varios meses y una oportunidad para contribuir al país. Ahora, lo que se espera es que los resultados del estudio clínico sean satisfactorios para que estas formulaciones pronto sean usadas en la terapia de los pacientes con COVID-19.

“Esa capacidad de responder que tiene la UCR es lo que hizo posible llegar a este día y que entreguemos este producto de altísima calidad que esperamos pueda contribuir, en alta medida, al tratamiento de la enfermedad”, afirmó Cecilia Díaz Oreiro, nueva directora del ICP-UCR.

El ICP-UCR generó dos tipos de formulaciones a partir del plasma equino. Cuarenta viales del suero son contra la proteína S1. Los otros cuarenta son contra una mezcla de cuatro proteínas del virus: la S1, la E, la M y la N de la nucleocápside. 

ESTUDIO CLÍNICO

La Caja del Seguro Social explicó que para iniciar el estudio clínico falta completar un requisito fundamental: la aprobación del protocolo del ensayo por parte del Comité Ético Científico Central de la CCSS.

Este documento, que ya está en revisión, fue preparado por médicos intensivistas, bajo el liderazgo del doctor Willem Buján, profesor de la Escuela de Medicina de la UCR, la doctora Ann Echeverri y el doctor Alfredo Sanabria, de la Unidad de Investigación Clínica del Hospital San Juan de Dios.

Cuando la CCSS concluya esa guía, se procederá a iniciar el estudio clínico, el cual tiene previsto tratar a 26 pacientes de cuatro centros hospitalarios: el Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (Ceaco), el Hospital México, el Hospital San Juan de Dios y el Hospital Calderón Guardia, que son los que concentran a los pacientes COVID-19 positivos de todo el país.

“El protocolo es muy importante, porque es la ruta que se va a seguir en la evaluación de estas terapias en la parte clínica. Estamos en una fase de alto riesgo por el aumento de los casos diarios y esta es una solución que esperamos que sea muy eficaz para que se pueda implementar muy rápido”, manifestó Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS.

La idea es dividir el grupo de 26 pacientes en dos, de manera tal que a 13 personas se les administrará el primero de los tipos de anticuerpos equinos formulados por el ICP-UCR contra la proteína S1.

A los otros 13 se les aplicará la segunda formulación preparada contra una mezcla de las proteínas del virus S1, E, M y N de la nucleocápside. Según sea la respuesta de los pacientes, se sabrá cuál de los dos sueros propuestos es el más efectivo.

El rector de la UCR, Carlos Araya Leandro, destacó que “hace dos semanas llenamos de orgullo al país, pero sobre todo lo llenamos de esperanza. De una esperanza de poder, efectivamente, contar con una herramienta valiosísima que nos permita enfrentar el efecto en la salud humana que genera el COVID-19, pero también el efecto socioeconómico”.

UNIÓN INSTITUCIONAL

La UCR seguirá trabajando fuertemente con la CCSS y si las formulaciones muestran ser efectivas, el ICP-UCR iniciará la producción de más viales afirmaron los jerarcas de la UCR y la CCSS.

Macaya enfatizó en que “esta alianza demuestra el gran acierto que fue apostarle por tantos años a la salud y a la educación públicas, en especial a la CCSS y a la UCR, instituciones que siguen trabajando conjuntamente para resolver grandes problemas nacionales”.

Araya Leandro, por su parte destacó que “las decisiones tomadas hace 80 años son las que hoy permiten disfrutar de un Estado social de derecho, basado en la universalización de los servicios, en la cual la Caja y la educación pública juegan un papel fundamental”.

“El resultado que tenemos hoy no es casualidad. Aquí hay una inversión en infraestructura, equipamiento y capital humano. Es el fruto del modelo de país que hemos desarrollado en las últimas ocho décadas y que esperamos continuar. La CCSS y la UCR a través del Instituto Clodomiro Picado, le dicen a Costa Rica que la institucionalidad pública es necesaria para el desarrollo del país y para enfrentarse a situaciones de emergencia como la que vivimos hoy en día” afirmó Araya Leandro

Entonces, ¿cómo se podría describir al Instituto Clodomiro Picado? “Como el instituto que estaba en el lugar correcto, en el momento correcto y con las personas correctas para que esto fuera exitoso”, concluyó Macaya.

(Con información de Jenniffer Jiménez Córdoba. ODI/UCR)