El diputado del PAC Juan Carlos Mendoza lamentó que la presidenta Laura Chinchilla desestimara el enojo generalizado de la población por los graves problemas que afronta el país y respondiera con amenazas y descalificaciones.

La protesta, convocada por sindicatos y otras organizaciones sociales, estuvo dirigida contra la propuesta de reforma fiscal en torno a la cual el gobierno ha convocado a un “diálogo nacional”; la privatización de servicios en la Caja del Seguro Social y la pretendida rebaja a las tarifas de los grandes consumidores de electricidad (industriales) en detrimento de los pequeños consumidores residenciales.

El gobierno arremetió contra la dirigencia sindical diciendo que el movimiento provocó la suspensión de 1.500 citas médicas en la Caja; la suspensión de clases en 2.100 escuelas del país y un caos vial provocado por los cierres de vías. Además, amenazó con descontar el salario a los trabajadores públicos que participaron en el movimiento.

“Afecta a la democracia que los gobernantes no atiendan con  prudencia los reclamos de la ciudadanía. Doña Laura Chinchilla debe comprender que las protestas, a pocos meses de las elecciones, son un claro mensaje que se debe atender con un análisis objetivo y respeto a la población” señaló el diputado Mendoza.

El legislador del PAC también aconsejó al Partido Liberación Nacional (PLN) meditar sobre las causas que han provocado el aumento del malestar de los costarricenses.

“No es necesario realizar una extensa investigación para comprender que la gente está cansada de la negligencia e irresponsabilidad del actual gobierno. Las reivindicaciones de la población son válidas. Burlarse o intentar deslegitimarlas solo provocará un mayor deterioro de la confianza de la población en sus gobernantes”, advirtió el legislador del PAC.