Los ¢3.600 millones que no contaron con el visto bueno de los legisladores estaban destinados a financiar el estudio de factibilidad para el sistema de transporte rápido de pasajeros en el Gran Área Metropolitana (GAM), que solicitó el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer).

Las otras instituciones que sufrieron recortes en sus ingresos son el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo, por ¢500 millones, que iban al inventariado de propiedades y los ¢600 millones para gastos operativos del Consejo Nacional de Producción (CNP).

La presidenta de la Comisión de Hacendarios, Rosibel Ramos (PLN) destacó los ¢4.721 millones aprobados para amortizar la deuda pública. Reconoció que sobre el presupuesto debieron incluir una amortización mucho mayor en el Presupuesto Nacional, que se votó hace unos días, pero que no hubo acuerdo entre las fracciones de oposición para hacerlo en ese momento por lo que se conformó con decir que la fracción liberacionista “recapacitó” y así se logró aprobar un presupuesto para amortizar esta deuda.

Pero fue dura al criticar los rubros que no fueron aprobados por los legisladores cuando afirmó que las consultorías para el inventario de propiedades del INVU y los estudios del INCOFER que se incluyeron en el Presupuesto Extraordinario, eran un cheque en blanco al gobierno que no estaban dispuestos a firmar.

Por otra parte, la aprobación del Presupuesto Extraordinario permitirá a varias instituciones hacer un cierre de año ordenado, como en el caso del Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart) que no contaba con los recursos para pagar los aguinaldos a 275 empleados.

El legislador de Liberación Nacional, Rolando González, señaló la demora del gobierno para enviar este presupuesto “si bien se debe considerar que estos recursos son para el 2015, dijo, los trámites que deben cumplir en la Contraloría General conducirán a que los fondos entren a las instituciones autónomas como fondos pendientes de ejecutar para el 2016”.

El diputado Abelino Esquivel, destacó que no podían dejar al país sin este presupuesto, pensando primero en los niños que durante el periodo de vacaciones asistirán a los comedores escolares y además reconoció la importancia de no obstaculizar el proceso de la construcción de la Ruta 32, que recibirá recursos para continuar las obras.