Las múltiples dimensiones que tiene en la región el cambio climático ha llevado a los gobiernos a unir esfuerzos y recursos para hacer frente a las calamidades que van en aumento y en ésta lógica, en el contexto de la Cumbre para el Cambio Climático COP25, anunciaron una estrategia conjunta con soluciones basadas en la naturaleza.

Los cinco bosques más grandes de la región serán preservados como contención de los estragos del calentamiento global y serán la reserva de carbono, biodiversidad, agua dulce de la región y son vitales para el desarrollo. La propuesta incluye reconocer y proteger a los pueblos originarios de acuerdo con su cosmovisión y a los pueblos campesinos.

La propuesta de Centroamérica fue anunciada en Madrid, este miércoles. “Centroamérica levanta la voz y expone al mundo, durante la COP25, que trabaja en una agenda conjunta con soluciones basadas en la naturaleza donde se incluyen la biodiversidad y las personas, para lograr una mitigación real contra el cambio climático”, anunciaron los voceros.

La propuesta anunciada en un foro especial “Los cinco grandes bosques de Mesoamérica: una alianza entre gobiernos, pueblos indígenas, y la sociedad civil”, fue organizado por EUROCLIMA+, y contó para la presentación con el ministro de Ambiente y Energía costarricense, Carlos Manuel Rodríguez, delegados de gobierno, la sociedad civil y los pueblos indígenas.

Rodríguez resaltó que la iniciativa de los países centroamericanos es para la protección total de esta extensión de bosques, mediante una alianza entre gobiernos, pueblos indígenas y la sociedad civil. “Yo como centroamericano me siento inmensamente orgulloso de que incluyamos en la misma frase clima, biodiversidad y personas”, dijo.

La región ha venido proponiendo soluciones basadas en naturaleza que han sido subestimadas durante años, pero es tiempo de que garanticemos plenos derechos sobre el territorio, la tierra, los recursos naturales y las tierras de nuestros indígenas y campesinos, agregó.

Con respecto al proyecto de Los cinco Grandes Bosques, el Ministro resaltó que esos bosques son “la reserva de carbono, biodiversidad y agua dulce de la región, y sobre todo vitales para el desarrollo. Por eso debemos protegerlos, pues el no hacerlo, significa comprometer el futuro de los centroamericanos si llegara a perderse ese capital natural”.

“Para protegerlos se requiere mayor coherencia política de los gobiernos. Aun cuando tenemos ministros de ambiente comprometidos con la protección de las cinco grandes masas de bosques, algunos sectores de la Región, piensan que haciendo lo mismo, generando la deforestación de siempre, vamos a prosperar”.

Para Rodríguez, se deben aprovechar los próximos años para revertir los procesos de deforestación apoyándose en estas masas de bosques y biodiversidad de Centroamérica “para convertirse en una región más resiliente al cambio climático”.

Costa Rica reiteró la posición país de que esa es la mejor manera de reconocer los derechos de las comunidades indígenas y campesinas sobre la tierra y los recursos naturales para mayor prosperidad y progreso.

El evento cerró con un foro sobre “Mecanismos financieros comunitarios para bosques, los territorios y la paz”, que reconoce que los bosques son el 30% de la solución del cambio climático, pero recibe un 2% del financiamiento para hacerlo.

En la actividad, organizada por EUROCLIMA+, participaron los Ministros de Ambiente de la Región bajo la sombrilla de CCAD-SICA y estuvieron también presentes representantes indígenas.