La CCSS deberá emitir un criterio, aunque no vinculante, sobre la propuesta, tras lo cual la normativa entrará en rigor.

La “norma técnica” cuya elaboración fue anunciada por el presidente Carlos Alvarado desde antes de su elección, suscitó controversias en el país, sobre todo por la oposición de sectores religiosos y conservadores que no admiten el aborto bajo ninguna circunstancia.

Numerosas informaciones falsas o tendenciosas han circulado en redes sociales en los últimos meses, haciendo creer que la norma técnica es una autorización del aborto libre, promovida por la actual administración. A continuación se aclaran varios puntos sobre este tema.

 

1) La norma técnica no es una ley ni es nueva. Desde 1970,  hace casi 50 años, el Código Penal en su artículo 121 admite la posibilidad de que una mujer interrumpa su embarazo por razones estrictamente médicas.

El artículo 121 del Código Penal dice que es posible interrumpir un embarazo cuando la vida de la mujer o su salud corran peligro. De tal forma, y como lo hace en otros casos, el Ministerio de Salud como autoridad competente consideró necesario elaborar lineamientos técnicos para aclarar cómo realizar este tipo de procedimiento.

Dicho artículo dice textualmente: “No es punible el aborto practicado con consentimiento de la mujer por un médico o una obstétrica autorizada cuando no hubiera sido posible la intervención del primero, si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y éste no ha podido ser evitado por otros medios”.

Por tanto, la norma técnica no viene a introducir una nueva legislación, sino simplemente a crear un procedimiento para que el personal médico pueda aplicar el artículo 121 con criterios uniformes.

 

2) La norma técnica no amplía los casos en que se puede recurrir al aborto. La reglamentación se atiene estrictamente a los casos estipulados en el Código Penal, que son aquellos en que la vida o la salud de una mujer corre grave peligro y NO es posible evitar el daño por otra forma que no sea la interrupción del embarazo.

 

3) La norma técnica no obliga a ninguna mujer a interrumpir el embarazo. Si una mujer sabe con certeza que su salud corre peligro por el embarazo, porque así se lo ha hecho ver su médico, puede solicitar la interrupción ante un equipo de especialistas que evaluarán el caso. No obstante, si esa mujer rechaza someterse al aborto terapéutico aun a sabiendas del riesgo, es libre de hacerlo.

 

4) La norma técnica permitirá salvar vidas y respetar derechos. Además, garantiza el acceso a información objetiva y comprensible, así como la atención a tiempo.

 

5) La norma técnica establece tres etapa fundamentales para decidir la interrupción del embarazo en los casos señalados.

1)   La mujer o su doctor o doctora solicitan la valoración cuando se detecta algún peligro para la vida o la salud de la mujer.

2) Se establece un equipo de médicos conformado por tres especialistas en salud. Tienen hasta tres días para recomendar si procede o no la interrupción del embarazo.

3) Después de esta respuesta, la mujer debe indicar si está de acuerdo o no con el procedimiento. En caso de que haya un criterio médico negativo, la mujer puede solicitar una nueva valoración.

Al anunciar el envío de la norma técnica a las autoridades de la CCSS, el presidente Carlos Alvarado hizo un llamado a “los distintos sectores de la sociedad a no usar este tema para generar una polarización dañina para nuestro país”.

“Costa Rica ha sabido llevar adelante su democracia a través del respeto de las instituciones constitucionales. Nuestro compromiso como gobierno es que se cumpla la ley y se garantice y respeten los derechos de las personas”, aseguró el mandatario.