La medida, que afecta a 1,4 millones de trabajadores asalariados que cotizan para ese régimen de pensiones, entrará en vigencia el próximo 1 de junio.

De acuerdo con la presidenta ejecutivo de la CCSS, María del Rocío Sáenz, el incremento representa para la institución un ingreso adicional de 100.000 millones de colones al año, en previsión a una futura insolvencia del fondo, advertida recientemente por un estudio actuarial de la Universidad de Costa Rica.

Los ingresos totales del IVM previstos para el 2017 pasarán de 241.157 millones a 341.157 millones de colones.

Un estudio actuarial elaborado por la CCSS, diferente al de la UCR, propuso en diciembre pasado una serie de medidas para fortalecer financieramente al IVM, una de las cuales era el aumento de un 1% en la cotización laboral.

Sin embargo,  la propuesta incluía también elevar de 65 a 70 años la edad mínima de jubilación y reducir del 60% al 40% del salario el monto de las pensiones.

Sobre estas iniciativas no se pronunció la Junta Directiva de la institución.