"Yo la respaldo en lo personal. Nadie puede hacer un impedimento a una porque el padre está acusado", dijo Burgos, actual diputado y próximo ministro de Defensa para el gobierno que asume el próximo 11 de marzo con Michelle Bachelet como presidenta.   La designación para la subsecretaría de Defensa ha sido cuestionada porque Carolina Echeverría es hija del ex capitán del Ejército, Víctor Echeverría, a quien se acusa de ser autor de torturas y otras violaciones a los derechos humanos luego del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 liderado por Pinochet contra el presidente Salvador Allende.   "A quienes la conocemos (a Cecilia Echeverría) nos consta su compromiso con el reproche más absoluto a la violación de los derechos humanos", agregó el futuro ministro Burgos, en respuesta a las críticas contra quien será su principal colaboradora.   "Ella está al tanto de las críticas y, como todo ser humano, tiene la afectación de tener una situación en que se involucra al padre en una cosa de esta naturaleza, tan grave", dijo el diputado del opositor Partido Demócrata Cristiano, aliado de Bachelet.   El futuro gabinete de centroizquierda que designó Bachelet ha sufrido múltiples recriminaciones e incluso Claudia Peirano tuvo que declinar a su designación como subsecretaria de Educación por impugnaciones desde el movimiento estudiantil.   También otros subsecretarios han sido cuestionados por estar relacionados a investigaciones judiciales, así como dos próximas ministras que no pagaron sus créditos estatales para estudiar en la Universidad.   De acuerdo con lo expresado por las futuras autoridades, todos estos casos y otras designaciones de altos funcionarios están siendo investigados y cualquier decisión se tomará luego del regreso de Bachelet de sus vacaciones a fines de febrero.