En 1855 dos hombres se verán convocados para protagonizar uno de los momentos claves en la historia de América. Uno, un ambicioso militar que se creía ungido por la providencia para invadir, conquistar y sojuzgar; el otro, un gobernante sagaz que intentaba sobrevivir en medio de intrigas y componendas políticas de sus propios compatriotas y hasta de sus familiares. El escenario será una guerra cruenta en la cintura del continente.

Óscar Núñez Olivas, autor de obras como El teatro circular, Los gallos de San Esteban y En clave de luna, alcanza en este libro su mayor nivel literario, lo que lo consagra como uno de los narradores contemporáneos más importantes de nuestras letras.

Se trata de una novela de personajes, a la vez que se circunscribe claramente en un determinado momento de la historia de Centroamérica y acude a momentos históricos, sin que esto en ningún momento demerite su gran valor literario.

La novela fue escrita con pasión pero cuidada en todos los detalles. Es evidente que la respalda una nutrida investigación documental y logra un ritmo cautivante.

Tiene pasajes que son realmente de los mejores momentos de la literatura nacional hasta ahora; valga mencionar, entre muchos otros, el episodio del fusilamiento de Ponciano Corral.

DOS LÍDERES TRÁGICOS

El tema es la vida trágica de dos enormes personajes, dos líderes a quienes un insólito destino los llevará a confrontarse y al mismo tiempo a estar ligados para siempre, más allá del último de sus días, pese a no haberse visto jamás las caras.

En sus manos y decisiones estará el futuro de toda la región y, de alguna manera, los destinos de todo el continente. Sin duda, el mundo sería otro de no haberse dado los hechos como se dieron.

Buena parte de esos hechos dependieron de la personalidad de estos dos caudillos, tan distintos y sin embargo tan parecidos en su vida trágica.

Por un lado, la ambición expansionista y de conquista de William Walker, quien lucha por encontrar el horizonte de gloria para el que se siente predestinado. Por el otro, Juan Rafael Mora, un presidente y empresario laborioso, de origen humilde que ha logrado consolidarse como comerciante de éxito y capital; sencillo en sus cosas pero con ambiciones y deseos de dar un impulso importante a la sociedad que gobierna y en la cual debe sobrevivir a constantes intentos de conspiración de sus rivales económicos y políticos.

CRÓNICA

Contada como un contrapunto, sendos capítulos refieren lo que ocurre en ambos lados del escenario dramático, la crónica captura al lector desde las primeras páginas.

El presidente escucha atento a un confidente quien le cuenta las maquinaciones de los conjurados en su contra. Gobernar es un camino espinoso flanqueado a un lado por un grupo económico poderoso y ambicioso, que incluye a su propia familia y al otro lado por la Iglesia, que aún no acepta del todo la sensible reducción de su poder político tras la independencia del imperio español.

Muchos kilómetros al norte, en El Realejo, en la costa pacífica de Nicaragua, desembarca un grupo de aventureros liderados por un hombre convencido de que la Providencia le ha designado para grandes logros y cambiar el destino de los pueblos.

Jamás llegarán a verse las caras, pero los aguardaba un destino muy similar.

La gloria y la derrota se suceden en una borrasca de incertidumbre en medio de cruentos combates, nobles ideales, lealtades, conjuras y traiciones.

Los episodios bélicos están muy bien relatados, a veces con base en partes de guerra o bien en testigos excepcionales producto de la ficción del autor. Asimismo, los estragos de la peste del cólera, dejan ver las condiciones de la sociedad centroamericana de mediados del siglo XIX.

Dos personajes de la historia apenas se mencionan en la novela. El primero quizás por ya ser demasiado novelado, el soldado Juan Santamaría. La otra posiblmente por sí misma merecería una novela aparte, Francisca Carrasco.

UN EPÍLOGO DESPIADADO

Tres años después de su derrota, Walker regresa en un intento por reconquistar su poder en la región, pero lo que hallará será el desenlace trágico de su destino. Por su parte, don Juanito, pese a su investidura de héroe, ha sido derrocado y expulsado, luego de que finalmente una de las componendas en su contra tiene éxito.

Walker, aspirando a que nuevos seguidores por fin comprendan la importancia de su misión civilizadora en Centroamérica, logra reunir apoyo de algunos esclavistas del sur de Estados Unidos, que está en la antesala de la guerra civil. Con algunos facinerosos intenta invadir Honduras, donde finalmente se rinde ante los ingleses, quienes luego lo entregan a las autoridades hondureñas que lo fusilan.

Don Juanito accede a abandonar El Salvador, donde está exiliado, e intenta un desembarco en Puntarenas, donde lo esperarían sus leales, pero, sus rivales dimensionan la amenaza de su presencia, lo capturan y, tras un juicio sumarísimo, ordenan su fusilamiento.

UNA NOVELA HISTÓRICA

Como es muy posible que ocurra, debido a su gran calidad literaria y a estar basada en acontecimientos trascendentales de la historia nacional, esta novela podría ser asignada como libro de texto para los lectores de secundaria. Es recomendable entonces destacar que se trata de una ficción y no se pueden tomar como fidedignos todos los acontecimientos que se cuentan. Sin embargo, esta puede ser la provocación para lecturas más concienzudas por parte de los estudiantes acerca de los hechos que aquí se narran. Es posible que descubran que la realidad en los documentos históricos revele o sugiera sucesos apasionantes como la ficción misma.

(Enlace a nota original: http://bit.ly/1AusVQ9)